El presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado recortes a la ayuda extranjera en perjuicio de Guatemala, Honduras y El Salvador, señalando a los Gobiernos de esos países por fallar en su intento de detener la migración ilegal hacia EE.UU.

Esas tres naciones “no han sido capaces de hacer el trabajo de impedir que las personas salgan de su país y lleguen ilegalmente a EE.UU.”, aseguró Trump a través de Twitter. “Ahora comenzaremos a recortar, o reducir sustancialmente, la masiva ayuda extranjera que se les da habitualmente”, añadió.

Poco antes, el mandatario estadounidense calificó la situación migratoria como una “emergencia nacional”, lamentando que la Policía y los militares de México “no pueden detener a la caravana [de migrantes] que se dirige a la frontera sur” y que esta comprende también “delincuentes y desconocidos de Oriente Medio”.

Previamente, Trump afirmó que ningún inmigrante podrá entrar en EE.UU. si primero no solicita asilo en México, agregando que las caravanas de migrantes “son una vergüenza para el Partido Demócrata”. En ese sentido, Trump instó a que sean modificadas las leyes migratorias “ahora mismo”.