El Congreso de Sinaloa desechó este martes las reformas en favor del matrimonio igualitario, en presencia de grupos que se manifestaron en el recinto legislativo y celebraron la votación mayoritaria en contra.

Con 18 votos a favor y 20 en contra, los legisladores no avalaron las reformas a los artículos 40 y 165 del Código Familiar local que eliminaban las limitantes para que el matrimonio y el concubinato dejarán de ser considerados sólo como la unión entre un hombre y una mujer.

Mientras que la propuesta para el artículo 165 era establecer que el concubinato es la unión de dos personas, quienes, sin impedimentos legales para contraer matrimonio, hacían una vida en común de manera notoria y permanente durante dos años continuos o más.

Desde la mañana de este martes, el Comité de la Diversidad de Sinaloa y del grupo interreligioso se presentaron en el Congreso local para presionar, luego de que el lunes las comisiones unidas de Puntos Constitucionales y Gobernación; Equidad, Género y Familia; y Derechos Humanos, avalaron el proyecto.

Un momento de tensión se vivió antes del discusión, cuando un opositor al dictamen rompió una puerta de vidrio para exigir que se le permitiera la entrada al recinto.

“No es homofobia, es familia”, gritaban los integrantes del grupo interreligioso durante la lectura del dictamen.

La diputada priista Margarita Inzunza se posicionó en contra de las reformas y afirmó que su partido no aceptaba que se “desvirtúe” el concepto de familia.

“La familia natural es la base de nuestra sociedad. Quién sabe por qué intereses se quiere destruir la estructura de la sociedad”, manifestó.
Mientras que los integrantes de la comunidad LGBTTTI coreaban: “¡Discriminación, discriminación!” ante los posicionamientos de los legisladores opositores.

“Somos un partido humanista, por lo que rechazamos cualquier discriminación por género (…) pero defendemos, ante todo, el interés superior de la familia”, argumentó el panista Jorge Iván Villalobos.