El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que no está involucrado en la consulta ciudadana que se realizará en Baja California para decidir si se da o no la ampliación de dos a cinco años de la gubernatura de Jaime Bonilla, quien tomará posesión el próximo mes.

“Me estoy entrometiendo en este asunto, yo lo que dije y sostengo que hay que respetar la decisión de la autoridad competente, si la autoridad competente, si es el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) resuelve que son dos años, son dos años, al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie”, manifestó durante la conferencia de prensa matutina.

Agregó que “incluso este asunto me produce pena, me da pena porque no debe estarse discutiendo. Hay que respetar lo que establece la Constitución y lo que resuelvan las autoridades”.

Aunque dijo que “la ciudadanía de Baja California no es imaginaria ni manipulable” y que este tipo de ejercicios sirven para que todos se manifiesten a favor o en contra, enfatizó que él no tolera que nadie viole las leyes, “sea quien sea” y urgió a que haya una instancia legal que resuelva esta situación.

“Debe haber una instancia legal que resuelva sin presiones de ningún tipo y todos apegarnos a esa decisión, no estar con chicanadas de ningún tipo retorciendo la ley. Eso correspondía al antiguo régimen, por eso no debe preocuparnos nada. Vamos a esperar a que haya una decisión y acatarla, agotar las instancias legales y ya resolver sobre este asunto”.

Añadió que “no le hace que lo haya planteado por Morena o el Partido del Trabajo o todos los partidos porque les recuerdo que esta decisión de ampliar el periodo la tomó el Congreso Local y tiene mayoría panista porque a veces se olvidan las cosas. Entonces quién sea, no importa”.

López Obrador adelantó que el sábado estará en San Quintín, Ensenada, pero no para atender este asunto.

Aristegui Noticias