Los tres niveles de Gobierno de México y Estados Unidos planean la construcción de un nuevo cruce fronterizo que recibiría el nombre de ‘Otay Mesa II’ y cuyo costo ascendería a los 100 millones de dólares.

En un comunicado, el subsecretario de Infraestructura, Cedric Iván Escalante, señaló que la nueva vía aliviaría la congestión ocasionada por la circulación de vehículos de pasajeros y mercancías entre San Diego, California y Tijuana, Baja California.

“Está en proceso de liberación el derecho de vía para la construcción de la conexión carretera hasta el nuevo cruce. Para ello se empleará el esquema de concesión vía licitación”, puntualizó Escalante en el documento publicado este lunes.

El anuncio del cruce fronterizo se da en medio de las tensiones comerciales y migratorias entre ambos países, esto ante el reclamo del presidente Donald Trump a México para detener a quienes buscan ingresar a los Estados Unidos provenientes de Centroamérica.

El ‘Otay Mesa II’ tendrá una superficie total de 314 mil 773 metros cuadrados y se ubicará al este del actual cruce fronterizo conocido como Mesa Otay.

En el norte de México se ubican 54 cruces fronterizos distribuidos en 8 regiones y la zona Tijuana-San Diego es la más importante de la frontera: atiende al 30 por ciento de los pasos diarios de automóviles, al 38 por ciento de los autobuses y a un tercio de los peatones.