El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dijo este miércoles que nadie puede arrebatarle su país a los cubanos, después de que la administración de Donald Trump permitió que se presenten demandas en Estados Unidos por el uso de propiedades incautadas por el Gobierno de la isla desde la revolución de 1959.

“Nadie va a arrebatarnos, ni por la seducción ni por la fuerza, ‘la Patria que los padres nos ganaron de pie'”, escribió Díaz-Canel en Twitter.

En otro tuit, el mandatario cubano mencionó que no acepta leyes de otros sitios que estén fuera de la Constitución.

“No cambiará la actitud frente a los que sostienen la espada contra nosotros. Los cubanos no nos rendimos, ni aceptamos leyes sobre nuestros destinos que estén fuera de la Constitución. En #Cuba mandamos los cubanos. #Cuba confía en sus fuerzas y en nuestra dignidad. #SomosCuba”, comentó.