Por Francisco Garfias

Ahora es cuando. La minoría opositora en el Senado tiene en sus manos la posibilidad de evitar que AMLO aparezca en la boleta electoral de las elecciones intermedias de junio del 2021.

Le basta cambiar la minuta de los diputados y mover, de junio a diciembre del 2021, la fecha de la consulta sobre la permanencia del presidente en el poder.

La minuta necesita de una mayoría calificada. Dos tercios de los asistentes. El número mágico es 85, en caso de que asistan los 128 senadores. Pero ni Morena, ni sus aliados de la Coalición “Juntos Haremos Historia”, alcanzan ese número.

Los legisladores de PAN, PRI, MC y PRD ya probaron que pueden obligar a modificar una iniciativa de Morena. Lo hicieron con en mando militar de la Guardia Nacional. Pero tricolores, naranjas y amarillos ya nos mostraron que son capaces de negociar “bajo el tapete”, si así conviene a sus intereses.

A los senadores de oposición los acecha el fantasma de San Lázaro, donde tres diputados del PRI votaron con Morena; ocho más tuvieron ganas de ir al baño durante la votación.

Intelectuales y opositores sospechan que el revocatorio es un primer paso hacia la reelección cosa que, personalmente, no veo así.

* * *

No es broma. Tampoco un delirio. Ni siquiera huele a churro. Es el increíble breviario cultural que aporta la senadora de Morena, Jesusa Rodríguez, al pueblo de México.

La actriz nos ubica en la época de la Conquista. Hernán Cortés y los soldados españoles que no sólo nos trajeron la religión católica, sino una “dieta violenta” que derrotó a los Aztecas.

Dijo textual:

“Esa conquista se consumó el 13 de agosto de 1521, con la caída de la Gran Tenochitlán que, además, fue el primer día que se comieron tacos de carnitas en este país. Los españoles traían los cerdos y los mexicanos las tortillas.

“Recuerda que cada que te comas unos tacos de carnitas estás festejando la caída de La Gran Tenochtilán”, advirtió Jesusa.

Lo tendré presente la próxima vez que vaya al Farolito.

* * *

El mundo no es interesante para AMLO. Ya dijo que viajará poco al extranjero durante su mandato. El tabasqueño sigue al pie de la letra los principios que rigen su posición frente al mundo: la mejor política exterior es la política interior.

Va el botón de muestra. Rocío Nahle, quien le disputa a Jiménez Espriú la medalla del secretario más incompetente del gabinete, simple y sencillamente canceló la Cumbre de Energía México-Alemania, que se iba a celebrar esta semana.

En el extranjero se comenta que la cancelación pone de relieve la resistencia que hay en la 4ª T a la participación privada en el sector energético.

Nahle argumentó, según reporte del Grupo Eurasia, que dado que no asistirían funcionarios de alto rango de la parte mexicana, era inadecuado llamarla Cumbre México-Alemania.

“Nahle canceló la cumbre, ya que no estaba alineada con las prioridades del gobierno”, puntualiza Eurasia.

Agrega: la Secretaría de Energía se enfocará en el fortalecimiento de las compañías estatales Pemex y CFE, respectivamente, a expensas de la participación privada.

“Esto distraerá otros esfuerzos, como el aumento de la capacidad de energía renovable o la búsqueda de asociaciones público-privadas y reducirá aún más la perspectiva de las oportunidades de inversión”, puntualiza.

* * *

Entró a la columna del Monumento a la Revolución, donde reposan los restos de su padre, Lázaro Cárdenas, ofrenda en mano. Llegó escoltado por sus hijos, por el gobernador Silvano Aureoles y otras personas.

El lugar se encontraba más concurrido que de costumbre. Trabajadores del Sindicato Petromex realizaban un mitin con motivo del 81 aniversario de la expropiación petrolera.

Llevaban mantas donde mostraban su afinidad a AMLO, pero aplaudieron fuerte al Ingeniero Cárdenas. Vino la banquetera, Cuauhtémoc dijo que para levantar a Pemex primero hay que invertir en exploración y explotación “para detener la caída de la producción”, y después hacer que crezca.

FIN