Los servicios meteorológicos franceses anunciaron este jueves la activación por primera vez en el país de una alerta roja por calor en cuatro departamentos del sureste del país, donde el viernes se puede llegar hasta los 45 grados.

La alerta roja en los departamentos de Gard, Vaucluse, Hérault y Bouches du Rhône es consecuencia de unas temperaturas que podrían superar el tope histórico en el país, los 44.1 grados centígrados que se registraron en las localidades de Saint-Christol-lès-Alès y Conqueyrac, en esa misma zona, en agosto de 2003.

Este jueves por la tarde, según Météo France, se superó el anterior récord de temperatura en Francia en un mes de junio con los 41.9 grados de la localidad de Saint Julien de Peyrolas, a una treintena de kilómetros al norte de Aviñón, en el departamento de Gard. Fueron cuatro décimas más que el precedente récord, que databa del 21 de junio de 2003 en el departamento de Aude.

La alerta roja por calor se traducirá este viernes en la cancelación de todas las salidas escolares y de los actos festivos, salvo los que se organicen en espacios con refrigeración, anunció la ministra de Sanidad, Agnès Buzyn, en una comparecencia ante la prensa.

Buzyn, que se presentó junto al director general de Sanidad, Jérôme Salomon, indicó que también se anularán las actividades deportivas en las escuelas, y que los padres podrán optar por no llevar a sus hijos a los centros escolares.

La ministra hizo hincapié en que la actual ola de calor que comenzó en Francia al empezar la semana es “excepcional por su intensidad”.