Excélsior

El Senado de la República sigue siendo escenario de viejas prácticas de corrupción. Hace unos días, un senador de oposición pidió millones de pesos a cambio de apoyar la creación de la Guardia Nacional, mientras una persona ajena a la cámara alta se hizo pasar por legislador de Morena, burló la seguridad, y dentro del Salón de Plenos pidió “moche” a un presidente municipal, reveló la senadora Martha Guerrero Sánchez.

Durante una reunión con presidentes municipales de Puebla, la morenista compartió que hace unos días, en medio de la negociación de la Guardia Nacional –que al final fue aprobada por unanimidad-, un senador quiso sacar provecho de su posición.

Nos dijo Ricardo Monreal, apenas, cuando estaba en la discusión con las otras fracciones de oposición –y no nos quisieron dar el nombre (del legislador)- pero no faltó aquel senador quien dijo, ‘bueno, sí, votamos a favor de la Guardia Nacional, pero de a cómo’. Y no están hablando de 20 mil pesos, están hablando de millones de pesos”, reveló ayer.

Junto al diputado Vicente Onofre, la senadora encabezó una reunión con los alcaldes de Puebla para apoyarlos en gestionar recursos federales para su demarcación bajo las nuevas reglas de operación.

Les dijo que las viejas prácticas de corrupción, donde se daba “moches” a los legisladores a cambio de recursos federales, se acabaron porque ahora los recursos son directos con el gobierno federal. En tono de advertencia, reveló un caso de fraude en el Senado.

Hace poco, en la primera semana del mes de enero, llegó alguien y se sentó en el Pleno del Senado; se hace pasar como senador; llega alguien y se sienta, y llega otro que en complicidad y le dice: ‘mira, te presento al senador tal’. Llegó un presidente municipal –que no nos quisieron decir quién era- y le dijo: ‘yo necesito que me ayudes a bajar obra pública, porque estoy muy desesperado, todavía no nos dicen nada, y tengo esto y esto…; (contestó) ‘yo te ayudo, pero necesito que me des dinero para que yo te pueda facilitar (el recurso)’. Es un problema de información, es un problema terrible, pero resultó (el engaño) cerca de 100 mil pesos”, explicó.

Martha Guerra dijo que desconoce los nombres de los implicados, pero detalló que el usurpador engañó al personal de Resguardo del Senado portando un botón oficial y una credencial; se metió al Pleno, y ahí adentro hizo fraude.

Agregó que después de dar los recursos, el alcalde regresó al Senado en la tercera semana de febrero buscando al falso senador de Morena, entonces le tocó al líder de la bancada, Ricardo Monreal, informarle que dicho legislador no existe, “que lo estafaron, lo timaron