Por Francisco Garfias

Eso del cobro del “diezmo” en el PRD no es de ahora. Ni es exclusivo de ese partido. Los reporteros que durante años cubrimos partidos de izquierda sabemos que es una práctica generalizada que se presenta como “voluntaria”, pero que en realidad es “voluntariamente a fuerza”.

Y no es precisamente el 10 por ciento que les quitan. Eso lo saben los que lo han pagado. A veces la cuota llega hasta al 25 por ciento de lo que perciben. “Solidaridad” obliga.

La diferencia es que antes no se hacía ni se denunciaba nada. Los “contribuyentes” se disciplinaban aunque no les gustara la cuota que les imponían. Era eso o la segura marginación en el futuro. “Se lo deben al partido”, les decían.

¿De dónde cree usted que salía la lana para la larguísima campaña de personajes que están hoy en el poder?

* * *

Pero hoy vivimos la Cuarta T. En eso, por lo menos, estamos mejor. La corrupción fue uno de los Talones de Aquiles del régimen peñista. Demasiada tolerancia.

Pero la cosa cambió. El caso del diputado federal Mauricio Toledo, acusado de recibir “diezmo” de los trabajadores de la Alcaldía de Coyoacán, es un ejemplo.

La nueva dirección colegiada del PRD, en la que participan Ángel Ávila y Estephany Santiago, inició el proceso para expulsarlo del partido. “Somos pequeños, pero consistentes”, nos dijo Ávila.

Y Estephany: “En el PRD México no toleramos actos de corrupción como los que ha generado el diputado Mauricio Toledo en la alcaldía de Coyoacán. El PRD no cobra diezmo a trabajadores. No es nuestra línea. Sus actos lastiman la imagen del partido”.

No es la primera vez que a Mauricio se le acusa de pedir el diezmo a los trabajadores. En Google encontramos una nota de Gardenia Mendoza, en el portal La Opinión, fechada el 12 de mayo del 2015, donde ya se le menciona.

Dice textual:

“En el último año, dos altos funcionarios en la Ciudad de México, Mauricio Toledo y Elizabeth Mateos, delegados en Coyoacán e Iztacalco respectivamente, fueron acusados de despedir a empleados que se negaron a pagar el 10% de salario para beneficio de sus jefes”.

* * *

Toledo ni suda ni se acongoja. Sus posiciones en San Lázaro han estado más cerca de Morena. Votó a favor de la Guardia Nacional, de la llamada Ley Taibo, del Presupuesto.

“Acompañaremos las iniciativas del presidente Andrés Manuel López Obrador y del grupo parlamentario de Morena que beneficien a los mexicanos, principalmente a la población menos favorecida”, expuso ayer, en un comunicado a la opinión pública.

Aclaró que de decidirse su salida del grupo perredidsta en San Lázaro, él y otros diputados del PRD que lo respaldan no se irán a Morena –donde no los quieren–, sino que se declararían independientes.

¿Qué hará? Lo sabremos el domingo.

* * *

Sobre la posible llegada a Morena de Toledo ya se manifestó la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum. No la considera conveniente.

Aunque haya apoyado la campaña de Morena, dice, “si hay corrupción, no importa de qué partido sea y los tienen que investigar la Contraloría y la Procuraduría. No somos tapadera de nadie”.

* * *

También en el mundo cultural hace aire. Hay mucho descontento con decisiones que ha tomado la secretaria del ramo, Alejandra Fraustro Guerrero.

Ya conocemos la irritación que provocó cuando literalmente obligó al respetado director de la Biblioteca Vasconcelos, Daniel Goldin, a renunciar al cargo.

De un trancazo resolvió dejar de apoyar a distintas expresiones culturales apoyadas por ONG´s, municipios y estados. ¿De qué hablamos? De la FIL, de la Guelaguetza, de ferias, festivales, foros, centros culturales.

“Lo que están haciendo en todas las áreas es centralizar el dinero. Tener el control de la clientela vía los apoyos”, nos dijo una fuente bien conectada con los temas culturales.

La gota que derramó el vaso es que Frustro, aseguran, decidió poner nuevas reglas de operación y reasignar 500 millones de pesos adicionales que se habían conseguido en la Cámara de Diputados para la Cultura.

* * *

Rodrigo Ares de Parga es el patrón de los pumas de la UNAM. No sabemos quién lo puso allí, pero es aconsejable callarlo y evaluar su permanencia. El mandamás del equipo de fútbol de la Máxima Casa de Estudios brinca de escándalo en escándalo.

Es peleonero –lleva varias— grosero, rudo y bocón.

Ayer cometió rudeza innecesaria con los integrantes de su propio equipo. Dijo que para el año 2021, cuando las finanzas del equipo estén mas sanas, el club va a tener dinero para comprar jugadores “de a de veras”. Desde aquí le preguntamos: “¿Y los actuales qué son? ¿De mentiras?”.

El comentario lo puso fuera de lugar. Tuvo que disculparse. “No me supe expresar”, dijo en un comunicado.

* * *

En el PES, partido de corte evangélico, andan muy confiados en que van a recuperar el registro que perdieron en las elecciones del primero de julio pasado, al no lograr el tres por ciento de la votación emitida por los ciudadanos en las pasadas elecciones federales.

Nos dicen que los magistrados del TEPJF se han mostrado “muy receptivos” frente a los argumentos de Encuentro Social.

“Tuvimos los votos requeridos (para el registro) pero fueron mal contados. Tenemos la representación política en el Senado y el la Cámara de Diputados que lo acreditan”, nos dijo Jorge Argüelles, vicecoordinador de la bancada del PES en San Lázaro.

FIN.