Por Francisco Garfias

El paño verde fue colocado en todos los escaños del salón de sesiones por senadoras de Movimiento Ciudadano. Traía escrito en letras blancas dos hashtags: #AbortoParaTodoMéxico #AbortoLegalYa.

Eso bastó para calentar el ambiente, alimentar estigmas y hablar de religión. El tema divide, enfurece, radicaliza a unos y otros.

El ambiente se “sulfuró”, nos dijo Miguel Mancera, coordinador de los senadores del PRD, cuando estábamos en el llamado Patio del Federalismo del Senado.

Subimos corriendo al palco de periodistas e invitados que se ubica en el salón de sesiones. Efectivamente, había bronca.

Se discutía el tema de la entrega de la Medalla Elvia Carrillo Puerto a la colombiana María Consuelo Mejía, una católica a favor del aborto.

Hablaba Lilly Téllez, de Morena. Su postura contrastaba con la de la mayoría de sus compañeras de bancada. En el tema aparecía más cerca de las panistas.

Decía:

“Poner un trapo verde en mi escaño, en un escaño que no es el suyo, Patricia Mercado, hace que otras mujeres y otros ciudadanos piensen que yo apoyo el aborto, cuando estoy en contra…

“No vuelvan a ponerme un trapo verde que para mi significa la muerte. Tengo derecho a rechazarlo porque represento a muchas personas que creemos que el aborto es un asesinato”.

Otra “sulfurada” era la también morenista Malú Micher que casi le gritó a Martí Batres, presidente de la Mesa Directiva: “¡No voy a permitir que se nos diga asesinos!”.

Jesusa Rodríguez, morena también, aprovechó el micrófono y el tema para mezclar la religión. Dijo textual: “Celebro que una mujer, María Consuelo Mejía, que además de ser católica es inteligente, cosa que no es muy común…”.

El calambre se sintió e hizo reaccionar al único varón que participó en el debate: el priista, Jorge Carlos Ramírez Marín. “Soy católico, malo, pero soy. Que alguien diga que no es compatible la inteligencia con la fe católica me ofende…”.

Le recordó a Jesusa los nombres de ilustres católicos: Pasteur, Marconi, Lemaitre, Volta, de donde viene la palabra voltaje. Todos profesaban esa religión.

A la panista Kenia López Rabadán, católica declarada, le pareció “increíble” que una “compañera” del grupo mayoritario la haya descalificado de esa manera por ser católico.

“Pido que se quite del diario de debates su expresión. No podemos continuar trabajando en este recinto cuando se descalifica no sólo por lo que pensamos sino, peor aún, por lo que creemos”.

Apenas concluyó la sesión, las senadoras de Acción Nacional salieron al Patio del Federalismo para anunciar que no irán de paleras al desayuno que les ofrece López Obrador en Palacio Nacional por el Día de la Mujer.

Y menos cuando tienen reprobado al Presidente en materia de políticas públicas para la mujer y la infancia: estancias infantiles, refugios para mujeres golpeadas.

“No vamos asistir. No vamos a ser comparsa”, sintetizó Kenia.

* * *

“¡El martes! ¡El martes!”, repetía Ricardo Monreal, coordinador de la bancada de Morena, a quien le preguntaba sobre el aplazamiento de la votación para elegir a la sucesora de la jubilada ministra de la Suprema Corte, Margarita Luna Ramos.

Ni siquiera se realizó la reunión previa del grupo parlamentario guinda en la que se votaría el nombre de la aspirante que apoyarían los 59 senadores de Morena.

La que mayor consenso alcanza en el grupo guinda es Yasmín Esquivel, esposa del empresario José María Riobóo. Es también la que mejor transita entre senadores del PRI, MC y PRD.

Pero otra integrante de la terna, Loretta Ortiz, cabildeó intensamente con los morenos.

Al coordinador zacatecano le faltaban ayer siete votos de su propio grupo parlamentario para asegurar la “mayoría calificada” –dos tercios de los presentes- que se requiere en el pleno para ser elegida ministra del máximo tribunal. “No se quiso arriesgar”, comentó, en corto, una fuente de primer nivel.

El priista Manuel Añorve advirtió que los votos del PRI todavía no los tiene la magistrada Esquivel. “Morena le apuesta a los votos de los opositores y no a la negociación”, nos dijo.

El tricolor quiere un acuerdo integral que incluya la elección de los magistrados de las salas del TEPJF y los integrantes de la Comisión Reguladora de Energía.

La terna que mandó el Ejecutivo para este último órgano salió “reprobada”. Ni idea tienen de qué es la CRE. Quieren otra terna más capaz.

* * *

Manlio Fabio Beltrones destapó ayer su apoyo al doctor José Narro Robles para la presidencia del CEN del PRI. Nos lo hizo saber ayer.

Según el político sonorense, el ex rector de la UNAM “enarbola la causa de regresar al PRI a sus orígenes históricos”.

¿Y dónde ve Manlio los orígenes del PRI? En Lázaro Cárdenas.

El experimentado priista ha repetido que cuando el tricolor se “desdobló” a la derecha, perdió gran número de simpatizantes.

No se necesita una radiografía del otrora partidazo para afirmar que el pasado primero de julio, no fueron pocos los votantes del tricolor que optaron por AMLO.

Por cierto que viernes, sábado y lunes próximo se llevarán a cabo reuniones de militantes y simpatizantes de Narro.

Se trata de legisladores, ex diputados, ex senadores y políticos dispuestos a trabajar para que el también ex secretario de salud llegue a la oficina principal del edificio de Insurgentes Norte.

Al ex rector de la UNAM le sobra prestigio, seriedad y capacidad, pero le falta territorio. ¿Le alcanzará?

FIN.