Dinero para todos

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario



Victor Martínez Ceniceros

Un gobierno, depositando al mes, dinero a cada ciudadano, en una cuenta de banco, sin distinción de estratos, hace mucho bien a los más necesitados.

Se oye extraño porque vivimos influenciados por la narrativa del éxito, la ensalzadora del esfuerzo, la dedicación, el empeño, como la ruta infalible para los ingresos millonarios, haciendo a un lado el impacto de la suerte, los contactos privilegiados, el apoyo económico de la familia, la relación genética-resiliencia.

La justicia distributiva, no es nueva. En 1797, Thomas Payne, en “Agrarian justice”, comentó “… ninguna persona debe estar en peor condición al nacer, que si hubiera nacido en un estado de naturaleza”. Para aliviar la desigualdad, propuso el pago de 15 libras a cada persona al llegar a los 21 años, y otro, de 10 libras anuales, a partir de los 50 años. Las formas para obtener los recursos, están bien detalladas en el documento.

En el mismo tenor, es decir, preocupado por el desequilibrio de talentos, poder adquisitivo, capacidades, Philippe Van Parijs en “Renta básica y justicia social”, escribió “la justicia se logra al garantizar a cada ser humano, un derecho mínimo a los recursos (…) en la forma de un subsidio universal e incondicional”. A.B. Atkinson en “The case for a participation income”, sugiere trabajo social, a cambio del dinero recibido.

El tema del ingreso básico universal, ha flotado, timorato, en el ambiente político-gubernamental-académico, desde el siglo anterior. La universidad de Stanford tiene su laboratorio para analizar el ingreso básico. El Tecnológico de Massachusetts, labora en sus propuestas, como el impuesto sobre la renta negativo (detalles en “Negative income tax, explained”). “12 years study looks at effects of universal basic income”, es una investigación en curso, aplicada en Kenia, a varios grupos personas quienes reciben dinero constante, limitado o ningún tipo de ingreso. El Fondo Monetario Internacional, tiene suapartado sobre el tema, en “What is universal basic income?”.

Hablar sobre dar dinero, en forma equitativa, tanto a ricos como a pobres, causa urticaria en muchos, quienes, desde su pedestal de superioridad moral, anticipan el incremento de perezosos en el país, la caída de la productividad, pero solo entre la clase proletaria, porque los pudientes sí saben cómo manejar su dinero, mientras los otros, con seguridad, desperdiciarán los apoyos en cosas innecesarias (“Inequality in socially permisssible consumption”, confirma esa creencia errónea).

Si la suerte es incontrolable, si el acceso a relaciones privilegiadas también, si las oportunidades, están concentradas en sectores predilectos, entonces, el ingreso básico universal, seguro será un alivio para millones de mexicanos, como lo prueban hoy los jóvenes y adultos mayores.

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.