Animal Político

Rosario Robles titular de la Secretaría Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), negó que dicha dependencia y la Secretaría de Desarrollo Social – de la que fue titular – contrataran empresas fantasma para desviar recursos como reveló la investigación La Estafa Maestra.

“No hay ni un solo contrato, mucho menos con empresas fantasma”, dijo Robles al iniciar su comparecencia ante el pleno de la Cámara de Diputados.

Su respuesta causó gritos y reclamos de los legisladores, uno de ellos sostuvo un cartel que decía “¿Dónde están los 7 mil millones de pesos de la Estafa Maestra?”.

Robles dijo que tanto Sedesol como Sedatu contrataron universidades públicas para realizar trabajos de la Cruzada contra el Hambre, uno de los más importantes del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

Aseguró que a ambas dependencias les corresponde establecer convenios con las universidades, pero “no les compete investigar lo que las universidades realizan y somos respetuosos por ley de lo que ellas hacen”.

Señaló que no hay “un solo elemento de prueba” de que las dependencias a su cargo firmaron contratos con empresas fantasmas, además dijo, hay entregables de los trabajos que fueron contratados.

Tras las respuestas de Robles Berlanga, diputados desplegaron más pancartas, además de que reclamaron que la secretaria falta a la verdad con sus respuestas.

Incluso la legisladora Dolores Padierna, presidenta de la Mesa Directiva y quien lleva la sesión dijo a Robles antes de darle la palabra durante una intervención: “Mentir al congreso puede tener consecuencias”.

La titular de Sedatu dijo que “el que nada debe nada teme y yo estoy aquí muy tranquila”, aseguró que “el día que haya una prueba seré la primera en pedir que se aplique la ley”.

Aseguró que su trabajo habla por ella.

Los cuestionamientos de los legisladores continuaron. La diputada de Morena, Sandra Simey Olvera, reprochó a Robles “usted no sirvió a México, se sirvió de México” y agregó “¿acaso no siente pena?, ¿para qué quiere tanto dinero?, ¿valió la pena traicionar?”.

El diputado Gerardo Fernández Noroña incluso pidió cancelar la comparecencia, pues dijo “es intolerable estar escuchando ese nivel de desvergüenza”.