Xi nao y el robot

La carencia afectiva tiende a convertir a las personas en víctimas de manipulación de cualquier tipo, pero hoy hablaremos de la política.

Con datos sesgados se canaliza la frustración, permite ubicar un villano y una contraparte salvadora.

Sin importar que tan listo sea el individuo –o crea serlo-, la cantidad de estudios acumulados, los libros que asegure ha leído en su vida, siempre existe un hueco por el cual pueda colarse el fantasma que siembre la duda. El sentimiento de frustración individual, provocado por aspectos no necesariamente atribuibles a los actos u
omisiones gubernamentales, está negado a reconocer elementos objetivos, solo pepena aquí, allá, acullá para probar lo que quiere.

Todo comienza con un simple comentario, digamos sobre la torpeza ocasional de un gobernante, al que se suman más personas buscando ejemplos a la mano, que prueben el dicho original. Es tan grande la bola que logra llamar la atención de empresas de comunicación serias, pero también de manipuladores profesionales, que no solo hacen más
fuerte el concepto, sino que añaden más elementos. Este fenómeno es conocido como “cascada de disponibilidad”.

Supongamos que diseñamos un robot para encontrar respuestas imparciales, que nutrimos con miles de datos sobre el comportamiento de los gobernantes desde 1931 a la fecha, al que preguntamos: ¿Cuál de los presidentes, es el más grande asesino de la historia moderna? –partimos de la creencia popularizada de que el mandatario es responsable de todo-, la respuesta nos desconcierta “En el último año de Lázaro Cárdenas del Río, ocurrieron 67.04 asesinatos por cada 100 mil habitantes”.

¿Cuáles Presidentes fueron los más protectores de su comunidad? La sorpresa nos gana, cuando escuchamos por la bocina, la voz robotizada: “Gustavo Díaz Ordaz, Vicente Fox y Felipe Calderón en su primer año, tuvieron 10 asesinatos por cada 100 mil habitantes” ¿Entonces, es Enrique Peña el más grande asesino de la historia mexicana? “No, además de Cárdenas, por encima se encuentran Adolfo López Mateos, Adolfo Ruiz Cortines, Miguel Alemán Valdez, Manuel Ávila Camacho, quienes tuvieron al menos 30 homicidios por 100 mil habitantes, comparado con los 25.97 de Peña”.

Hemos probado que el algoritmo diseñado para el robot ha dado resultado, por lo que hacemos una pregunta más compleja ¿Han sido los tecnócratas neoliberales, un beneficio para la economía nacional? “No. Desde Manuel Ávila Camacho hasta Luis Echeverría Álvarez, hubo un crecimiento promedio del Producto Interno Bruto de 6%; a partir de
Miguel de la Madrid, que tuvo un 0.18%, ningún tecnócrata pudo llegar siquiera al 4% ¿Puede entonces, el presidente López, lograr el crecimiento de 4% que prometió? “Es posible, aunque altamente improbable…”

Pero, si los datos reales contrastan con lo que circuló en redes sociales, ¿por qué se formó esta imagen de Peña?, la máquina vacila un poco, luego dice “…considero que la expresión china 洗 脑‘Xi nao’ es la más precisa, significa: Lavado de cerebro…”