La amable concurrencia

Concurrir significa dos entes corriendo juntos en pos de un mismo
objetivo. Verba concurrunt en latín es igual a las palabras corren,
labra concurrunt quiere decir los labios se juntan cual beso
apasionado entre dos enamorados o en inocente ósculo. Ahora lo usamos
como un sinónimo de empatar, o hacer un pacto en un juego de cartas,
sin perdedores.

Corriendo por separado, destinadas a jamás toparse, las elecciones
federal y estatal fueron obligadas a unirse por el bien del erario,
del fortalecimiento de la participación ciudadana. Pero la unión no
fue sencilla: A partir del domingo 25 de octubre de 1953, día cuando
fue elegido Braulio Maldonado así como la I Legislatura, las
elecciones locales están desfasadas con las presidenciales e
intermedias.

Por cierto en el 53 ocurrieron dos procesos electorales. Todo comenzó
el 1 de septiembre de 1951 cuando el presidente Miguel Alemán anunció
“…el Territorio Norte de Baja California por razón de su población y
de su capacidad económica para subsistir, satisface las condiciones
exigidas por la fracción segunda del artículo 73 de la Constitución
General de la República y por ello el ejecutivo promoverá ante vuestra
soberanía la erección del estado libre y soberano…”

Tras los procesos legislativos correspondientes a nivel federal, en
septiembre del 52 el gobernador del Territorio Norte Alfonso García
González fue nombrado Gobernador provisional. El domingo 29 de marzo
de 1953 ocurrió la primera elección en el Estado, en la cual se eligió
a la Legislatura Constituyente. Para competir por los 7 distritos,
hubo candidatos del PRI, el PAN, el FPP (Federación de Partidos del
Pueblo) y la UNS (Unión Nacional sinarquista): Los priístas arrasaron.

El domingo 25 de octubre tuvo lugar la elección de Gobernador y la I
Legislatura (los Alcaldes fueron electos al año siguiente por un
periodo de 2 años, para empatarlos con el periodo de Gobernador; a
propósito, la jornada electoral de 1954 fue concurrente al votar
también a Senadores y Diputados Federales entre ellos a Aurora
Jiménez). Los candidatos a Gobernador participantes fueron Francisco
Cañedo Lizárraga por el PAN (obtuvo 4 mil votos), Braulio Maldonado
por el PRI (poco más de 60 mil), Maurilio Vargas por el FPP. De nuevo,
los priístas arrasaron.

Tanta elección cansa, la normalización de lo extraordinario hace
perder la emoción. De los 19 años de este siglo, en el Estado hemos
tenido elección casi el 70% del tiempo, quizá eso pueda ser un
elemento explicativo de la falta de participación (por favor no le
llamen abstencionismo si carecen de pruebas para demostrarlo,
abstenerse implica conciencia sobre la incapacidad de enfrentarse a
algo, por eso se evita).

Ahora con la concurrencia, proyectando el mismo lapso (casi dos
décadas, del 2021 hasta el 2039), solo habrá elecciones el 36% de ese
tiempo. Buenas noticias para los políticos: Tendrán más tiempo para la
grilla.