Por Rubén Cortés

La coincidencia es letal para la tercera entrada de dólares a nuestro Producto Interno Bruto: el arranque de 2019 ha sido el más violento en la historia del crimen organizado en México y, a la vez, el primero en 81 meses en el que baja el ingreso de turistas extranjeros al país.

Es una ecuación de espanto:

—El mes de enero de 2019 rompió récord en homicidios dolosos con un total de dos mil 853 víctimas, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Es decir, en el inicio del primer año de la 4T fueron asesinadas 92 personas al día.

—En el mes de enero de 2019 se quebró la cadena de ascenso imparable de 81 meses consecutivos que traía el ingreso de turistas extranjeros al país, según el Inegi. Es decir, entraron siete millones 923 mil 897, un 5.3 por ciento menos que en el mismo mes del año pasado.

Las divisas recibidas por concepto de turismo se han convertido desde 2016 en el tercer rubro de ingreso al PIB en México, con un aproximado de 20-21 mil millones de dólares, gracias a que se colocó en el top ten de los países más visitados del mundo.

Desde 2017, las llegadas han crecido sin parar hasta sumar 40 millones de visitantes el año pasado, cuando desplazamos a potencias tradicionales, como Reino Unido, Egipto, Turquía y Alemania, en el ranking mundial de países más visitados, hasta colocarnos en el sexto lugar mundial.

A bombo y platillo, el turismo sólo ha sido desplazado por las remesas enviadas por connacionales desde Estados Unidos, con casi 30 mil millones de dólares, seguidas por la inversión extranjera directa, con 25 mil millones de dólares.

Pero las malas noticias en turismo llegaron a la 4T, en coincidencia con su incapacidad para frenar las altas tasas de criminalidad que se comprometió a acabar en cuanto comenzara a gobernar, porque los asesinos se convertirían en buenas personas ipso facto.

Y los turisteros atisban un panorama catastrófico, como Alex Zozaya, CEO de Apple Leisure Group (ALG), que integra a Apple Vacations y la cadena AMResorts, quien cree que la actual disminución en la derrama económica del turismo es mayor al 20 por ciento.

Incluso, Zozaya vislumbra que la caída más complicada está por venir en los próximos meses, “porque ya registramos una disminución de asientos de Estados Unidos, en un momento en el que nunca antes había habido tantos estadounidenses viajando fuera de su país”.

Lo que sucede es que los viajeros estadounidenses están prefiriendo gastar su dinero en vacaciones en República Dominicana, Costa Rica y Jamaica. Es un hecho: México pierde mercado.

Aunque por ahí quizá tengan…