Por Eliott Valdez Montaño

Así es, estimado lector, no le estamos mintiendo, el Partido Revolucionario Institucional perdió el registro, y no hablamos de la acreditación perdida por no llegar al porcentaje mínimo de votación, caso que lógicamente hasta el momento no ha ocurrido, pero entre la sociedad el partido tricolor ya lo perdió…

Perdió el registro como el partido fuerte a nivel nacional, pero también como una verdadera oposición a nivel local, treinta años ocupando segundos lugares contra el PAN, y no supo representar un real contrapeso a las administraciones estatales, para muestra los votos tricolores en el Congreso del Estado que autorizaron la re financiación de la deuda del Gobierno de Baja California.

Perdió el registro como un partido democrático, que de hecho nunca lo fue, los intentos de elección de candidato a la gubernatura fueron una mera simulación, porque de no ser por la “acarreada” de trabajadores de una empresa de televisión por cable, tal vez Enrique Acosta ahora no sería el aspirante a la gubernatura.

Perdió el registro como un partido que tenía una militancia leal, trabajadora, comprometida, “los priístas de hueso colorado” se cuentan con los dedos, ahora prefirieron dejar el barco hundido y brincar de manera oportunista a otras naves, las de fondo guinda y de piel Morena. Para muestra, revise quienes quisieron ser candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional a diputados locales.

Por eso y muchas cosas más, el PRI en Baja California perdió el registro, un registro como la muestra de que un partido histórico, surgido de la Revolución y sumado a las causas populares en un principio, ahora se derrumba y queda en ruinas; del registro como partido político ya veremos después del 2 de julio.

Posdata: López Obrador no “le cumplió” a Baja California con el subsidio a la tarifa eléctrica, como dicen los lideres sociales metidos a políticos. El gobierno federal asumió la responsabilidad y el compromiso que hace cada año al firmar el convenio y otorgar dichos recursos para que los usuarios paguen menos. Pero ahora que están pizcando votos para la causa del partido en el poder, el reclamo de una nueva tarifa que fue la bandera que pelearon durante muchos años pareciera haber quedado en el olvido.