El Senado eligió ayer a la activista Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por el periodo 2019-2024, pero horas más tarde el grupo parlamentario del PAN exigió la anulación del proceso, ya que hubo fraude y Morena se robó dos votos.

Los panistas documentaron que 116 senadores votaron, pero la mesa directiva sólo contabilizó 114, y sobre éstos es que Piedra Ibarra logró la mayoría calificada, lo que invalida la elección. Advirtieron que acudirán a todas las instancias, tanto administrativas como penales, y de entrada impedirán que rinda protesta.

El coordinador de Morena, Ricardo Monreal, desmintió los señalamientos panistas y advirtió: para nosotros es un trámite concluido y Rosario Piedra jurará el próximo martes ante el pleno como titular de la CNDH. No se repetirá la votación, sostuvo.

Rechazó que haya habido fraude y aseguró que se trata de una estrategia política de los senadores del PAN, quienes no quieren aceptar que les gané la elección de manera limpia.

Después de las tres de la tarde concluyó la votación y se cantó el triunfo de Piedra Ibarra, pero la discusión se prolongó hasta muy entrada la noche, entre acusaciones mutuas y desmentidos del PAN y de Monreal.

Ayer, después del mediodía dio inicio la tercera ronda de votación, que estaba pendiente desde la semana pasada en torno a la terna integrada por Piedra Ibarra, Arturo Peimbert y José de Jesús Orozco. La primera logró 76 votos, justo los requeridos para alcanzar la mayoría calificada, es decir, las dos terceras partes de los sufragios de los legisladores presentes en el recinto.

La bancada del PAN expresó desde temprano su rechazo a la candidatura de Piedra Ibarra. Durante la votación, mostró una foto de la activista con el presidente Andrés Manuel López Obrador y al final del recuento, sus rostros mostraron desconcierto. El coordinador panista, Mauricio Kuri, expresó que estaban sumamente frustrados y habló incluso de presiones.

Por la noche, los panistas denunciaron que el proceso fue fraudulento, y que no permitirían rendir protesta a la nueva ombudsperson.

Mostraron el video de la votación, llevada a cabo horas antes y filmada por el Canal del Congreso, en la que se emitieron 116 votos, pero sólo se contabilizaron 114.

Ello significa que Piedra Ibarra, quien logró 76 sufragios, no obtuvo la mayoría calificada, que con base en los 116 senadores que emitieron su voto es de 78, es decir, le faltaron dos para cumplir con el requisito constitucional.

¡Se robaron dos votos! Es una vergüenza, exclamó el coordinador panista, luego de exhibir en la sala de prensa el video y contar uno a uno a los senadores que iban colocando la papeleta dentro de la urna transparente colocada debajo de la tribuna del Senado.

En el video se ve colocar la papeleta en la urna a 114 senadores, pero la priísta Verónica Martínez depositó su sufragio y el de su compañero de bancada Carlos Aceves del Olmo, quien está en silla de ruedas.

La senadora Gabriela Benavides, del PVEM, introdujo también dos papeletas a la urna, la suya y la de su compañera Leonor Noyola, quien tiene problemas de movimiento.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Kenia López Rabadán, resaltó que es un fraude que Morena y sus aliados llevaron a cabo “para lograr imponer a una candidata a modo en la CNDH”.

Resaltó que van a exigir a la presidenta de ese órgano legislativo, Mónica Fernández, que se anule la votación y se reponga el procedimiento, y que esta vez se vote en el tablero electrónico y ante un notario público.

El panista Damián Zepeda resaltó que además presentarán incluso una denuncia penal, para que se investigue quién maquinó y operó el robo de votos. Consideró que, por dignidad, Piedra Ibarra no debe aceptar el cargo, hasta que no se indague lo ocurrido.

Monreal, quien estaba en Palacio Nacional, regresó a las nueve de la noche al Senado para sostener que se trata de una estrategia perversa del PAN, y dio a conocer fragmentos de un chat entre senadores de ese partido, en el que su dirigente, Marko Cortés, les ordena armar un desmadre y chingar a Monreal.

Prueba de ello, dijo, es el video que los albiazules circularon en redes sociales para hacer creer que metió dos cédulas de votación en la urna, lo que se comprobó que es falso y lo reconoció públicamente el propio Kuri.

Cuando se le preguntó por las supuestas 116 cédulas de votación, Monreal respondió que él no tuvo nada que ver en el recuento de sufragios, en el que participó la senadora albiazul Guadalupe Saldaña, quien en ese chat de panistas –que dijo se lo envió un legislador de su partido– reconoce que validó la elección.

El coordinador de la bancada de Morena reveló que por Piedra Ibarra votaron también senadores de Acción Nacional. Por segunda ocasión, los panistas ofrecieron una conferencia de prensa para desmentirlo. No hubo tal chat, señalaron, e insistieron en que el también presidente de la Junta de Coordinación Política lo que debe explicar es quién se robó los dos votos que faltan.

Germán Martínez Cázares y Ricardo Moreno Bastida (de Morena) replicaron, en otra conferencia de prensa nocturna, que es un proceso consumado y absolutamente legal.