Entramos en una nueva etapa. Y no tenemos una política industrial.

by hneGOrPE
0 comentario

El mundo se adentra en una nueva etapa de intensa competencia geopolítica. Los
Estados tomarán un papel protagónico en la vida pública, reflejándose en políticas
industriales activas e intervencionistas. Estados Unidos, el autor del neoliberal
Consenso de Washington, está agresivamente implementando dicha estrategia, ante lo
que cabe preguntarnos qué está haciendo México ante esta nueva realidad.

Atrás quedó el mundo unipolar de la hegemonía estadounidense, el sueño guajiro de
un mundo sin fronteras y la utopía neoliberal del libre mercado. Nos adentramos al
común denominador de la historia: la competencia geopolítica y la anarquía
internacional. El Estado está de vuelta, con políticas que girarán en torno al pilar
fundamental de la seguridad nacional. “Securonomics” es el nuevo concepto:
mantener una base industrial nacional, canalizar recursos gubernamentales masivos a
ciencia y tecnología, reducir la dependencia del exterior en rubros económicos
trascendentales. Rusia lo está haciendo. China también. Y asimismo los otrora
paladines del libre mercado: Estados Unidos y la Unión Europea. El caso
estadounidense es especialmente ilustrador. El mexicano, por distintas razones,
también.

El presidente Biden olió los tiempos, y actuó en consecuencia. En menos de dos años
negoció dos grandes iniciativas legislativas: la CHIPS and Science Act y la Inflation
Reduction Act. Nada similar ha impulsado el presidente López Obrador, a pesar de
tener las mayorías legislativas necesarias. Por la primera reforma estadounidense se
invertirán 280 billones de dólares para aumentar la capacidad en el decisivo tema de
los semiconductores, así como instalar hubs de alta tecnología regionales y preparar
una fuerza laboral especializada en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas
(McKinsey & Company). Por la segunda reforma se invertirán 500 billones de dólares
para impulsar energías limpias, aumentar la base manufacturera estadounidense e

invertir en investigación y desarrollo (McKinsey & Company). Sin embargo, el equipo
López Obrador ha hecho todo lo contrario.

Vivir en un momento donde el Estado impulsa políticas industriales es el sueño de la
izquierda política. Pero López Obrador no parece saber ni importarle. Al contrario: el
presidente, que tanto vociferó en contra del TLCAN, se subió acomodaticiamente a él
sin acompañarlo de políticas de Estado, como Estados Unidos. El equipo López
Obrador ha reducido significativamente el presupuesto en ciencia y tecnología. Ha
disminuido considerablemente el presupuesto en agua, salud, medio ambiente y
educación superior. Y ha denostado reiteradamente a la iniciativa privada. Eso sí, ha
aumentado enormemente el presupuesto a los combustibles fósiles y a los ogros
blancos del AIFA, Dos Bocas y Tren Maya.

Para el año fiscal 2021, la Patrulla Fronteriza arrestó a 674 mil mexicanos intentando
cruzar a Estados Unidos. Para 2022, fueron 823 mil. Para 2023, 735 mil. Para 2024,
van 262 mil. Alrededor de 2.5 millones de mexicanos, y esos son solo los arrestados.
Van a encontrar trabajo ante las nuevas políticas industriales estadounidenses.
Mientras tanto, en México, no hay política industrial alguna, pero sí mucho reparto de
dinero para ganar las elecciones que se aproximan.

fnge1@hotmail.com @FernandoNGE

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.