53 días…y contando

Hoy martes 22 de enero de 2019, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, cumple 53 días de su gestión, en este naciente sexenio que, de acuerdo a la percepción popular, representa la esperanza de México.

La nunca antes vista votación de los mexicanos en un proceso electoral, no deja lugar a dudas que habrá una transformación en México, la cuarta, según lo anunció siempre Morena, el movimiento que desde hace casi dos décadas, había venido buscando esa oportunidad de mostrar que si se puede hacer un cambio en el país.

Sin embargo, los analistas, internos y extranjeros, fuera de toda inclinación política, observan que el arranque de la administración del tabasqueño, dista mucho de los ofrecimientos que hizo durante su campaña política, plagada de sensacionalismo y populismo, muy al estilo de las viejas prácticas del casi desaparecido PRI.

Puntualicemos.

De entrada el Presidente López Obrador, dijo que nadie ganaría un sueldo superior al suyo marcado en 108 mil pesos.

Ni los Senadores, ni los diputados, incluyendo los de su mismo partido, le dieron seguimiento a esta propuesta y se quedó solo en su decisión. Vamos, ni los ministros de la Suprema Corte de la Justicia de la Nación se solidarizaron con la juarista propuesta. La eliminación de algunas prestaciones y servicios administrativos, fue por así decirlo, de “dientes para afuera” para no hacerlo quedar tan mal ante la sociedad que sigue creyendo en él.

Y así, podríamos enumerar otras promesas de campaña que se han quedado a “medias tintas”, ante la complacencia de la gran mayoría de los mexicanos que seguramente seguirán, durante buen tiempo, brindándole al Presidente el tan famoso beneficio de la duda.

Sin embargo, los recientes acontecimientos ocurridos en el estado de Hidalgo, han puesto una pausa de duda ante la reflexión nacional.

Ante la positiva decisión presidencial de eliminar la corrupción, que de manera generalizada se venía dando en este burdo robo a la nación que representa la histórica rapacería de sustracción ilegal de gasolina en los ductos de Pemex, o para que mejor se entienda, el huachicoleo, en la práctica, Don Andrés Manuel no ha dado en el clavo en la práctica.

¿Por qué?

En el análisis práctico y cuantitativo del tema tenemos los siguientes resultados:

1.- Desabasto generalizado de gasolina en varios estados de la República, con repercusiones graves de personas que no pueden llegar a sus centros de trabajo, retrasos en la entrega de mercancías, despidos, pérdidas en clientes y dinero.

2.- Ni un solo detenido por esta mega operación contra el ya famoso huachicoleo.

3.- Y como punto final, y neurálgico para el sexenio lopezobradorista, 76 muertos, y que conste, ninguno de ellos huachicolero, que será una cifra etiquetada para el sexenio morenista, aunque pretendan explicarlo de mil maneras.

Al tiempo.