Mexicali, rumbo al futuro

El Instituto Tecnológico de Mexicali prepara, en nuestra capital de Baja California, partir del concepto: “La tecnología para el Bien de la Humanidad”, a más de cuatro mil jóvenes en áreas tecnológicas a nivel superior, bajo tres principios: calidad en la educación, eficiencia en su administración y pertinencia en sus egresados.

En esta tierra prometedora se preparan con bases sólidas y rigor científico, profesionales en las áreas de la ingeniería industrial, electrónica, eléctrica, mecánica, logística, mecatrónica, energías renovables, gestión empresarial, sistemas computacionales, química, además contaduría pública y una maestría el electrónica.

Adicionalmente, la infraestructura física y profesional, ofrece espacios para personas que trabajan ofreciendo ingeniería industrial, contador público, ingeniería mecánica e ingeniería mecatrónica.

De acuerdo con la explicación del Director del Instituto Tecnológico, M.I. Francisco Javier Ortiz Serrano, esta institución de educación superior está respondiendo a las expectativas del mercado con profesionales de alto nivel de preparación por lo se está contribuyendo a la decisión de empresas de carácter internacional de establecerse en la región, al contar con el presente y futuro de personal competitivo para los grandes proyectos.

Adicionalmente, muchos de los jóvenes próximos a egresar, participan en la elaboración de proyectos propios por lo que el Instituto Tecnológico de Mexicali ha obtenido ya el certificado como incubadora de empresas.

El Tecnológico de Mexicali ha crecido junto con la comunidad mexicalense. Cuando se inauguró, el 19 de octubre de 1981, el Instituto Tecnológico de Mexicali, nació con las carreras de Ingeniería Eléctrica en Control, Ingeniería Industrial Mecánica e Ingeniería Industrial en Electrónica, con 354 alumnos inscritos. Su manufactura fue de un edificio de dos niveles con aulas, un laboratorio de Química y un edificio de usos múltiples.

Hoy es fuente de profesionistas comprometidos con el crecimiento de la ciudad y dentro de su preparación, según explicó el Director Ortiz Serrano, destacan materias que tienen que ver con la observancia de la ética profesional y la sustentabilidad del medio ambiente.

Así, con un concepto de universalidad, los jóvenes profesionistas impulsarán el crecimiento de las comunidades alejándolas del estancamiento que muchas veces provoca la desidia, las inercias de lo fácil y sobre todo el “ahí se va”.

La instalación de diversos proyectos, tanto de carácter industrial como de comercio y servicios, un que seguramente detonarán la economía regional, obviamente ocuparán conocimientos de muchos de los actuales y futuros egresados de las carreras que se imparten en el Tecnológico.