Entre Thomas Wayne y el Guasón

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario

Por Fernando Núñez de la Garza Evia

Mucho se ha comentado sobre la importancia de las elecciones en el Estado de México rumbo al 2024. Sin embargo, poco se ha dicho sobre el microcosmos que representa el estado en términos de polarización social y pobreza de candidaturas políticas. Y nada ilustra mejor esa historia nacional que la trama de Thomas Wayne y el Guasón.

“¿Crees que hombres como Thomas Wayne alguna vez piensan lo que es ser alguien como yo? ¿Ser alguien más que ellos mismos? ¡Ellos no!”, dice el Guasón. Una minoría rapaz controla la economía y la vida pública de la ciudad de Gotham, y nadie los representa mejor que Thomas Wayne, un poderoso empresario que desea convertirse en político. En el mundo real, en el Estado de México, Alejandra del Moral Vela es una joven política de clase alta quien, con 39 años de edad, es candidata a una de las principales gubernaturas del país. Sin embargo, detrás de ella se asoma el grupo que largamente ha controlado los negocios y la política en la entidad: el Grupo Atlacomulco. El gobernador, Alfredo del Mazo Maza, pertenece a una dinastía político-empresarial que es, realmente, un caciquismo. Su padre y abuelo fueron también gobernadores, y es primo de otro exgobernador que fue presidente de la República: Enrique Peña Nieto. Así, durante casi ochenta años.

“¡Piensan que nos sentaremos allí y lo tomaremos todo, como buenos niños! ¡Que no seremos hombres lobo y nos volveremos locos!”. Arthur Fleck era un buen tipo, pero la difícil coyuntura social lo empuja a convertirse en el Guasón. Nadie representa mejor los sentimientos de frustración y enojo de la población que este personaje, quien termina tomando la calle junto con los miles de desposeídos que han tenido suficiente. La gubernatura del Estado de México la ganó Delfina Gómez Álvarez, una maestra de primaria de origen humilde que escaló los peldaños del poder. Sin embargo, detrás de ella se asoma el presidente de la República, autor de una política altamente populista consistente en la polarización social, la destrucción institucional y el autoritarismo político.

Estamos entre la espada y la pared. ¿Alguien sería capaz de defender al Grupo Atlacomulco y entregarle el poder seis años más? Ahora bien, ¿alguien sería capaz de defender la entrega del Estado de México a Morena, cuando en las elecciones presidenciales de 2024 se juega el futuro democrático del país? A solo días de las votaciones, se descubre una red de corrupción que saqueó 5 mil millones de pesos del erario público, con Alejandra del Moral en el centro. Cuando Delfina Gómez fue alcaldesa de Texcoco, se creó todo un esquema de cobro de “diezmo” a los servidores públicos, con fines desconocidos.

No hay a quién irle. En el Estado de México, el electorado tuvo que escoger entre Guatemala y Guatepeor, entre la oligarquía de Thomas Wayne y los populistas del Guasón. Mientras tanto, algunos esperan a Batman para el 2024, pero no se ve por ningún lado.

@FernandoNGE

fnge1@hotmail.com

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.