Por Jorge Morán

El presidente de la COPASE en Mexicali, Alfredo Postletwaithe Duhagón, opinó que la reforma educativa aprobada en el año 2013 no debió de ser cancelada por el actual Gobierno Federal, pues aseguró que ésta en ningún momento “castigó” a los maestros tal y como señaló el Presidente Andrés Manuel López Obrador, sino que inclusive fueron más los beneficiados por ella.

Tras su participación en la reunión de Grupo Madrugadores, el titular de la Coalición para la Participación Social de la Educación aseguró que la nueva reforma aprobada por el Senado de la República trae consigo “luces, sombras y riesgos”, siendo las luces elementos conservados de la anterior ley, como la rectoría del estado, la autonomía universitaria y los exámenes para la admisión y promoción de docentes.

No obstante, lo que se canceló fue la obligación de los profesores de someterse a evaluación si desean conservar sus plazas, lo cual no es bien visto por la coalición.

“El argumento que utilizó el presidente para cancelar la reforma educativa del 2013, para nuestro punto de vista es invalido, porque él utilizó que había que cancelarla porque castigaba a los maestros, pero según los números en Baja California era todo lo contrario”, declaró Postletwaithe.

Según cifras que proporcionó, durante los cuatro años en los que se llevaron a cabo este tipo de evaluaciones en la entidad, solamente 2 maestros fueron retirados de sus plazas por el simple hecho de no haber acudido a presentar el exámen; 16 fueron reubicados tras no alcanzar una calificación idónea en trece intentos; mientras que 680 recibieron algún tipo de incremento salarial por lograr una nota destacada en su prueba.

Sin embargo el cambio ya está hecho, por lo que al momento la COPASE continua a la espera de que sean publicadas las leyes secundarias que acompañarán la operatividad de la nueva reforma educativa, con base a las cuales formularán un proyecto que esperan presentar durante el mes de agosto.