El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha ordenado a los consulados estadounidenses que denieguen visados de entrada al país a aquellos inmigrantes sin seguro médico o que no puedan pagar por su salud, según anunció el pasado 4 de octubre en la Casa Blanca.

Se trata de la última medida que promueve Trump dentro de su estrategia para reducir tanto la inmigración irregular como la legal.

La medida entrará en vigor este próximos 3 de noviembre y busca también reducir gastos médicos, pues al atander personas que no pueden costearlo, esto deber ser pagado de los impuestos de los ciudados y de los aumentos de precios.

Los inmigrantes que llegan a este país no deberían ser una carga para nuestro sistema de salud y, en consecuencia, para los contribuyentes estadounidenses”, concluyó.

El nuevo mandato sólo aplica para nuevos solicitantes y no para las personas que ya cuentan con un visado o que ya están dentro del país.

Cabe destacar que esta medida no aplica para las visas tipo turista, sino para las visas para inmigrantes que solicitan asilo en el país norteamericano.

En los últimos 10 años, Estados Unidos ha gastado mas de 35 mil millones de dólares que deben ser reembolsadosa los hospitales que prestaron el servicio, según informó la Casa Blanca en un comunicado.