Por Jorge Morán

El conflicto interno por la dirigencia del Sindicato Estatal de Trabajadores de la Educación de Baja California (SETEBC) entre Víctor García y Héctor Lara se reavivó luego de que el Tribunal de Arbitraje del Estado emitiera una nueva toma de nota en favor del segundo, lo que ha desembocado en protestas y toma de edificios por parte de la oposición.

En conferencia de prensa convocada la mañana de este lunes, Héctor Miguel Lara Ochoa, hijo homónimo del fundador del sindicato, anunció que el pasado viernes 1 de marzo le fue entrega la toma de nota como Secretario General del periodo 2017-2021, después de dos años de lucha jurídica y una resolución a favor por parte de un Tribunal Colegiado del Decimoquinto Circuito.

Derivado a ello, denunció que desde ese mismo viernes los simpatizantes de Víctor García han tomado las oficinas del SETEBC, mismo que han iniciado este lunes en las instalaciones del Tribunal de Arbitraje lo cual, indica, afecta tanto a terceros como a los propios compañeros del sindicato.

“Nosotros hacemos un llamado a la cordura, damos pie para que ellos recapaciten un poco la situación, lo que queremos es que comprendan que no puede haber nada por encima de la ley (…) Yo le pido a mis compañeros que si lo quieren pelear, que vayan de la forma jurídica, no diciendo que tengo compromisos políticos con uno o con otro funcionario”, declaró.

Por su parte, Víctor Fernando García Dávalos señaló que las declaraciones de quien fuera su contrincante a la dirigencia sindical son mentiras, que éste aún no ha recibido una toma de nota y que el Tribunal Colegiado Federal sólo ordenó al órgano local a tomar una nueva decisión, la cual resultó a favor de Lara Ochoa.

Acusó directamente a la presidenta del Tribunal de Arbitraje, Ana Lourdes Ortega Ávila, de dictar un laudo faccioso al permitir el uso de documentación no acreditada y contradictoria, en concordancia de la Secretaría General de Gobierno y su titular Francisco Rueda Gómez.

“Estamos pidiendo la cabeza de la licenciada porque hasta falseó datos para darles la razón a ellos (…) Tiene muchos elementos para haberles rechazado cualquier toma de nota, pero obviamente imperó la corrupción, como siempre sabemos que el Tribunal de Arbitraje no es independiente, siempre está de acuerdo con su jefe que es la Secretaría General de Gobierno”, expresó.

Así mismo aseguró que el cierre de las oficinas se llevó a cabo como una medida para proteger las instalaciones y a sus compañeros, tras haber recibido amenazas por parte de Lara Ochoa.

Decenas de docentes se manifestaron al exterior del edifico del Tribunal de Arbitraje del Estado y al interior del edificio del Poder Ejecutivo del Estado, exigiendo una reunión con alguno de los titulares de estas instancias.