Por Eliott Valdez Montaño

No sé si la vida ha sido generosa o no conmigo, no soy quién para definirlo, la vida es y sigue siendo, y como siempre, nos ofrece grandes satisfacciones y retos que hay que verlos como experiencias positivas o como aprendizajes para ser mejores.

Todavía recuerdo ese enero de 2002, cuando tuve la oportunidad de sentarme en una cabina de radio y estar detrás de un vidrio operando los controles técnicos; ese octubre de 2003 cuando por primera vez inicié a colaborar en un programa de radio; o enero de 2005 cuando mientras realizaba mis prácticas profesionales, salí a cubrir mi primer nota periodística para un noticiario radiofónico.

Diecisiete años después, todas las experiencias y aprendizajes recibidos se ven reflejados en el reconocimiento que mis compañeros periodistas realizan al trabajo de quien esto escribe al otorgarle el Premio México de Periodismo “Ricardo Flores Magón” en la categoría Artículo de Fondo.

El editorial es un género periodístico apasionante, pero que exige mucha responsabilidad, porque se basa en la interpretación que el reportero tiene sobre la realidad, y esa visión debe estar sustentada con datos, con hechos, para que no se convierta en un chisme, sino en una guía para que el lector, o en este caso el cibernauta, tenga más elementos para comprender su realidad y actuar en consecuencia.

Las palabras en este momento son insuficientes para agradecer a tantas personas que hicieron posible que este premio llegara hasta estas manos:

En primera instancia, a mi familia, a Reyna y Diego, a quienes dedico este premio y a la vez agradezco y me disculpo por que, a pesar de abrazar una profesión que me encanta, también se es consciente de que el periodismo exige dedicar tiempo y en muchas ocasiones no es lo más satisfactorio desde el punto de vista material, por eso, les doy gracias porque han decidido acompañarme en este camino, a pesar de todo.

A mi empresa, Enlace Informativo, a mi jefe Mauricio Bustos Eguía, primero por confiarme e invitarme a colaborar cuando pensaba a mediados de año que todo se derrumbaba, y por darme total libertad para escribir, expresarme, producir y realizar mi trabajo, sin ningún interés ni consigna, más que la de informar a la ciudadanía, y también a mi gran amigo Bryan Cárdenas, quien sin su apoyo no serían posible las transmisiones que realizamos día con día. Gracias a ambos.

A la Federación de Asociaciones de Periodistas de la República Mexicana (FAPERMEX) y su ahora expresidenta Colilá Eguía, y a mi querida Asociación de Periodistas de Mexicali, que preside mi gran amigo Arturo Galván Álvarez, y a la que estoy orgulloso de pertenecer y ser representado.

A la Universidad Autónoma de Baja California, a todos mis compañeros maestros, alumnos y ex alumnos de la Facultad de Ciencias Humanas, porque ellos me motivan a realizar un mejor trabajo y a no defraudarlos cuando comparto mis conocimientos con ellos día a día en las aulas.

Pero sobre todo, gracias a usted, que a lo largo de 6 años que hemos participado en Enlace Informativo, sigue confiando no en mí, sino en nuestro trabajo, créanos que hacemos todo lo posible, día a día, para llevarle las noticias como son, porque al fin y al cabo usted es el mejor juez, el mejor crítico, pero sobre todo el mejor ciudadano cuando actúa de manera informada y razonada.

A todos ustedes, muchas gracias por su confianza.