Iker Casillas, que ha estado desde el pasado miércoles hasta este lunes ingresado en un hospital de Oporto tras sufrir un infarto de miocardio, ha recibido este mediodía el alta hospitalaria y ha abandonado el centro médico. En una rueda de prensa en la entrada del hospital, el exportero del Real Madrid ha dicho que aún no sabe cuál va a ser su futuro, si va a estar semanas o meses descansando: “No sé lo que será el futuro (…) Me encuentro mucho mejor, será un reposo de un par de semanas, o incluso de un par de meses, no lo sé. La verdad es que me da igual, lo importante es estar aquí”, ha dicho el excapitán blanco, visiblemente emocionado y con la voz entrecortada por momentos. “No sé lo que será el futuro, pero creo que lo más importante era estar aquí y poder hablar tranquilamente y transmitir este momento”, ha añadido. “Es algo que puede suceder en cualquier momento de la vida, a cualquier persona. Me tocó a mí (…) Hay que sacar siempre una sonrisa en estos momentos. Yo creo que la voy a sacar. Me emociono un poco viendo a tanta gente que ha venido aquí y tantas muestras de cariño”.

El excapitán del Real Madrid y de la selección española se ha mostrado “agradecido” porque ha tenido “mucha suerte”: “Sobre todo, darle las gracias a mucha gente que se ha preocupado estos días porque me han hecho sentir querido”. Y ha añadido: “Quiero agradecer al hospital, al doctor Nelson y a toda la gente que hubo en Porto que me ayudó a venir rápidamente aquí al hospital y ponerse manos a la obra. A toda la gente que contribuyó a que viniese muy rápido para poder bajar el efecto del infarto que tuve”, ha dicho el portero, que ha agradecido su trabajo nombre a nombre a los sanitarios que le salvaron la vida. “Un poco emocionado, pero es lo que hay, pero estoy bien.

Muchas gracias una vez más a todos, a la familia también, por supuesto. Y una vez más, a la gente. Y también a mi club por el gesto que tuvo el sábado. Es de agradecer. Y a las miles y miles de personas que me han mandado muchísimos mensajes que no he podido contestar, que iré contestando porque tendré tiempo para ello”, ha relatado.

Por la mañana, antes de recibir el alta, Casillas ha publicado en sus redes sociales un mensaje en el que dice que tiene “el corazón contento”, acompañado de una canción del mismo título que compuso el argentino Palito Ortega y que popularizó la española Marisol en 1968. “Buenos días!! Yo con el CorazónContento y vosotros?? Seguimos mejorando!”, reza su publicación, junto a dos emoticonos, uno de una cara sonriente y otro de un brazo en un gesto de fuerza.

Casillas, de 37 años, fue ingresado de urgencia el pasado miércoles después de haber sufrido un infarto agudo de miocardio durante el entrenamiento de su equipo en el Centro de Entrenamiento y Formación Deportiva PortoGaia, en el Olival. La sesión de trabajo fue interrumpida y el mostoleño fue ingresado en el Hospital CUF Porto, donde fue sometido a un cateterismo.

Ese mismo día, el exguardameta del Madrid mandó un mensaje de tranquilidad desde el centro hospitalario. “Todo controlado por aquí. Un susto grande, pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por los mensajes y el cariño”, escribió entonces en su cuenta de Twitter, donde ha vuelto a pronunciarse este lunes.