La Representación Estatal de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) informa que se han detectado daños por acame de menores a altos, en un total de 3,706 hectáreas de trigo, de las cuáles, solamente 78 hectáreas presentan daños mayores, es decir, menos de 1% por ciento, con respecto de la superficie sembrada en el ciclo agrícola otoño-invierno 2018-2019.

Destacó que de acuerdo a lo detectado en campo por el personal del Distrito de Desarrollo Rural 002, Río Colorado –Valle de Mexicali- y sus Centros de Apoyo al Desarrollo Rural (CADER), la mayoría de los daños son menores y están presentes en 2,792 hectáreas; mientras que 836 hectáreas registran daños medios.

El desglose de daños por CADER, se reporta de la siguiente manera: Delta 1,634 hectáreas dañadas; Colonias Nuevas 1,450 hectáreas; Cerro Prieto 353 hectáreas; Benito Juárez 152 hectáreas; Guadalupe Victoria 59 hectáreas y Hechicera con 58 hectáreas dañadas.

La dependencia federal señaló que se seguirá monitoreando el cultivo, a fin de tener información precisa y oportuna, con relación a los daños que se pudieran seguir presentando a causa de los vientos.

El acame es el doblez o inclinación que sufre el tallo de las plantas, como el trigo, la cebada, entre otros cultivos, debido a la acción del viento, principalmente cuando el cultivo esta recién regado.

Por otro lado, informó que durante el ciclo agrícola otoño-invierno 2018-2019, en el Valle de Mexicali se sembró una superficie de 42,676 hectáreas, la mayoría de ellas, 11,807 hectáreas en los campos agrícolas pertenecientes al CADER Benito Juárez.

Finalmente, comentó que será a mediados del mes de mayo, cuando se inicien las labores de cosecha, del llamado “rubio cereal”, en el Valle de Mexicali.