Porfirio Díaz y el origen de Mexicali (primera parte)

No fue casual que la calle principal del naciente pueblo de Mexicali fuera designada con el nombre del Gral. Porfirio Díaz (1830-1915), Presidente de México desde 1876 hasta que Francisco I. Madero soltó al tigre revolucionario el año de 1911.

A Porfirio Díaz y a sus políticas de desarrollo positivo debemos en gran medida el nacimiento de Mexicali, su interés en vincular al México indígena y semisalvaje con las grandes potencias industriales (principalmente con Estados Unidos de Norteamérica) trajo como consecuencia el inicio de los nuevos tiempos del progreso capitalista (con orden y paz) al estilo mexicano.

La Ley de Colonización y Deslinde de Terrenos Baldíos del año 1883 se convirtió en el boleto de acceso para los empresarios e inversionistas extranjeros y nacionales dispuestos a poner a trabajar a favor del capital privado las tierras ociosas y las aguas disponibles, todo a favor de las empresas agroindustriales capaces de introducir al México Bronco al impetuoso Siglo 20.

La primera palanca del Gran Progreso Porfirista fueron los ferrocarriles, solo era cuestión de que las vías férreas bajaran de los Estados Unidos de Norteamérica hacia el Sur de la línea fronteriza, así llegan varias compañías ferroviarias entre las cuales destaca la Southern Pacific Railroad, conquistadora del suroeste norteamericano, del Atlántico al Pacífico uniendo a Texas, Arizona y California.

Mexicali nace por la decisión de los empresarios yanquis y la visión empresarial del Presidente Porfirio Díaz, los dólares norteamericanos abrieron la frontera para vincular a Yuma, Az., con San Diego, Ca., el tendido de vías del InterCalifornia bajan de Niland en el Valle Imperial hacia la parte norte del Valle de Mexicali.

Después de Porfirio Díaz entra a escena otro personaje clave, el sonorense Guillermo Andrade (1829-1905) quien adquiere el año de 1877 en una primera transacción 358,235 hectáreas de tierras con sus respectivos derechos de aguas, todo el Valle de Mexicali y algo del Norte de Sonora entran en una negociación exitosa de la Sociedad de Irrigación y Terrenos de la Baja California de Andrade y sus socios extranjeros.

El proyecto empresarial crece con la pretensión de irrigar los Valles y Desiertos del Río Colorado, se trataba de introducir enormes flujos de aguas a terrenos disponibles para iniciar labores de ganadería y agricultura a gran escala, para sembrar algodón y más algodón.

Rápidamente llega al escenario un visionario llamado Charles Robinson Rockwood (1860-1922) quien pasa de trabajar en la expansión de los ferrocarriles de la Compañía Southern Pacific al ambicioso proyecto de abastecer de agua a terrenos en Arizona, Sonora, California y Baja California.

Rockwood sueña despierto en la Conquista del Colorado y dirige sus pasos a la Colorado River Irrigation Company, el desafío consistía en poder domar las aguas del Río Colorado para conducirlas de Yuma hacia el Valle Imperial atravesando el Valle de Mexicali.

Los Valles y Desiertos del Río Colorado se abrieron a las actividades productivas a partir del año 1901, Mexicali se pegó a la locomotora del progreso llamada California, tal y como lo proyectó Porfirio Díaz, Guillermo Andrade y los inversionistas norteamericanos de la California Development Company, cuyo Gerente General, Anthony H. Heber, recibe de Díaz la concesión para comprar y vender terrenos en Mexicali. (Continuará).

Archivo Histórico del Municipio de Mexicali. IMACUM.