La ginecocracia

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario



Víctor Martínez Ceniceros



La opinión pública, pero también los científicos, avalan la ginecocracia, o sea el gobierno de las mujeres, por su capacidad para resolver problemas, su humanismo, eficacia, honestidad, por encima de los gobiernos machistocráticos.



En Baja California, tras casi dos años del gobierno estatal encabezado por una mujer, no tenemos pruebas para confirmar ese aval. O, dicho de otra manera, sí tenemos manera de confirmar, pero lo contrario. Lástima, había buenas expectativas.



“Are woman better leaders tan a man?”, “Women are better leaders during a crisis”, “Same game, different rules? Gender differences in political participation”, “Woman and leadership”, “Why woman make great leaders?”, “Men or women: Who’s the better leader?” son una muestra de los distintos análisis, investigaciones, encuestas, que determinan dónde radica la diferencia en la forma de operar, entre ambos géneros.



A pesar de los resultados favorables, demostrados en la práctica, a las mujeres les cuesta más trabajo acceder a puestos de poder, no solo en la administración pública, también en la iniciativa privada, en parte, por sentirse menos eficaces políticamente. El caso no es exclusivo de nuestro país, es un problema de inequidad en el mundo entero.



Debido a la alta exposición mediática, parece haber muchas mujeres en el poder, pero proporcionalmente no es así. El Instituto Mexicano de la Competitividad, destaca a nuestro país, como el tercero con la más baja presencia femenina, en puestos de alto nivel jerárquico en los gobiernos latinoamericanos, solo después de Brasil y Guatemala (“Mujeres en las secretarías de estado 2023”).



Esto, a pesar de que las mujeres, son, comparadas con los hombres, más inspiradoras, comunican mejor, trabajan en equipo, construyen mejores relaciones, cumplen con los compromisos, son buenas negociadoras, atienden mejor las crisis, por tener más conciencia acerca de los temores sentidos por sus gobernados.



Aquí en el estado, quizá debido a la juventud de su titular, o a la facilidad con la cual llegó al poder, el gobierno se caracteriza por actos frívolos y desatinados. Tiende a ser inconsistente, porque luce comprometida, solo cuando tiene los problemas encima, pero ya que el conflicto baja de tono, regresa a su jolgorio en redes sociales, por cierto, un comportamiento no apto, para la figura responsable de garantizar tranquilidad a su gente.



A partir del martes 1 de octubre del año próximo, muy probablemente, México será gobernado por una mujer, y a juzgar por la edad de las candidatas, quien gane, llegará con un grado de madurez emocional e intelectual óptimo. Solo por eso, podemos esperar cosas buenas.

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.