La secretaria británica Interior asegura que la inmigración incontrolada es «un riesgo existencial» para Occidente

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario

La secretaria de Interior británica, Suella Braverman, ha creado un gran revuelo a su paso por Washington al proclamar que la inmingración incontrolada es «un riesgo existencial» para Occidente. Braverman, de 43 años, hija de inmigrantes de origen indio nacidos en Kenia y Mauricio, ha ido aún más allá y ha declarado sin ambages que «el multiculturalismo ha fracasado».

La controvertida secretaria de Interior ha sido acusada por Amnistía Internacional de «cinismo y xenofobia» por asegurar que la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de la ONU está desfasada y por negar que los perseguidos por homosexualidad en su países de origen tengan el derecho al acogerse al derecho de asilo.

«El mundo en el que vivimos es completamente diferente al de 1951», declaró Braverman a su paso por el think tank American Enterprise Institute (AEI), tendiendo puentes entre el Partido Conservador y la derecha dura norteamericana.

La impulsora del polémico plan Ruanda, para deportar al país africano a inmigrantes pendientes de la petición de asilo, declaró que la posición del Reino Unido (paralizada en su día por el Tribunal Europeo de Derecho Humanos) es «cada vez más respaladada por otros países».

Braverman se refirió a lo ocurrido en la isla italiana de Lampedusa el pasado 12 de septiembre, con la llegada de 120 botes con 5.000 inmigrantes irregulares procedentes de Túnez… «En 48 horas, el número de ‘ilegales’ superó al de la población local, el 20 de septiembre llegaron a los 11.000 y los inmigrantes empezaron a dormir en la calle, a robar alimentos y a enfrentarse a la Policía».

La conservadora recordó cómo en Estados Unidos el número de inmigrantes ilegales subió de dos millones en 2021 a 2,8 millones en el último año: «No estamos ante un problema cíclico o desencadenado por un desastre. Estamos ante un reto estructural para los países desarrollados en general y para Occidente en particular».

Pasando por alto el fiasco de la política migratoria británica, con más de 45.000 travesías en botes en el Canal de La Mancha y más de 170.000 solicitantes pendientes de su petición de asilo, Braverman recordó cómo el 37% de los habitantes del África subsahariana y el 27% de los que viven en Oriente Medio y en el norte de África tienen la mirada puesta en los países europeos, según un sondeo de Gallup.

«La posibilidad de que algunos de ellos puedan llegar a Europa es un reto úico y profundo», advirtió. «El hecho es que nuestros países son excepcionalmente atractivos. El 4% de los encuestados nombraron al Reino Unido como su destino preferido».

Braverman, representante del ala dura de los tories y ex candidata al liderazgo del Partido Conservador, no dudó usar la inmigración con caballo de batalla cultural y en proclamar el fiasco del «multiculturalismo» promovido por los partidos de izquierda. «Si la gente que se instala en nuestros países no empieza a pensar en ellos mismos como británicos, americanos, franceses o alemanes, entonces es que algo está yendo muy mal… Y eso es lo que está ocurriendo en las calles de las ciudades de toda Europa, de Malmoe a París, de Bruselas a Leicester».

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) replicó a Suella Braverman con un inusual comunicado en que el que recalcó que la Convención de 1951 «es tan relevante hoy como cuando fue adoptada». «Es crucial que las personas que sufren el riesgo de persecución por su orientación o su identidad sexual puedan buscar seguridad y protección», recalcó la ACNUR, recordando al mismo tiempo al Reino Unido el principio de «rensponsabilidad compartida» de los países firmantes la convención.

Con información de EL MUNDO

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.