La tragedia de la población errante

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario

Por Cosme Collignon





Los llamados que ha hecho el presidente Andrés Manuel López Obrador a los gobiernos de Estados Unidos de enviar suficientes recursos a Centroamérica para reducir los problemas económicos y sociales que viven por la falta de trabajo, seguridad, salud, educación entre otras privaciones no se ha reflejado.

Durante toda mi vida hemos tenido, en México, una migración hacia los Estados Unidos, inclusive durante la Segunda Guerra Mundial los migrantes ayudaron al sostenimiento de la economía en ese país. También de Centro, Sudamérica y el Caribe han emigrado a los Estados Unidos en busca de un mejor futuro que en sus países natales.

Desde la independencia de los países latinoamericanos el sueño de Simón Bolivar de una América unida, de lograr una América para los americanos ha quedado, desde el Siglo XIX, en sueño.

Miles de hombres, mujeres y niños emigran a diario de sus países a los Estados Unidos, Donald Trump obligó a Andrés Manuel López Obrador a enviar tropas de la Guardia Nacional a la frontera sur, para detener a miles de familias que se habían propuesto llegar a la unión americana atravesando el territorio mexicano, muchos, no sé cuantos, han muerto en su intento.

La gente no está emigrando a Venezuela, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Cuba, Haití o México. Van al norte con todos los riesgos que esto implica, no valen los discursos de López Obrador hablando de la ayuda que brinda a los países centroamericanos y que en México sean perseguidos como delincuentes.

Lo ocurrido en Ciudad Juárez, Chihuahua es reflejo de una pésima actuación de unos secretarios de Gobernación (Olga Sánchez Cordero y Adán Augusto López) que jamás se han parado en un centro de detención en las fronteras, porque si llegan a ir el Comisionado del Instituto Nacional de Migración ordena ponerlos en orden, meten la basura bajo la alfombra.

Los 39 migrantes muertos en el Centro de Detención del INAMI o INM, es una tragedia enorme y López Obrador no puede echarle la culpa a Felipe Calderón o a García Luna, por lo sucedido, es culpa de hablar más de lo que se hace para brindar la protección a seres humanos que transitan por nuestro país.

¿Quiénes son los culpables? Si, los agentes de migración o los guardias contratados que estaba ahí y no permitieron salir de la celda a estos migrantes, los dejaron morir quemados a asfixiados. Sí, fueron los detenidos quienes iniciaron el fuego, pero no existieron los protocolos para controlarlo, para salvar a los hoy muertos y los que están hospitalizados.

No solo les arrebataron sus sueños de bienestar, no, les arrebataron la vida y hay responsables, si los custodios o personas que dependen de la Secretaría de Gobernación o de una empresa de seguridad. Pero al igual que la tragedia del metro de la Ciudad de México, no hubo un funcionario o funcionaria que fuera procesada y encarcelada por las muertes. Ahora, con esta desgracia sería y digo sería porque no será, conveniente que la corcholata de Adán Augusto López, la otra corcholata, Marcelo Ebrard y el Comisionado del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño Yáñez acaben en la cárcel por la muerte de estos 39 migrantes en el Centro de Detención del INM en Ciudad Juárez, Chihuahua, porque si no ocurre, no serán iguales a los otros gobiernos, serán peores.

Cosme Collignon Orozco
Periodista independiente
cosmecollignon@hotmail.com

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.