Los bondadosos

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario


Un hombre sosteniendo la puerta principal de un mercado, para facilitar la salida de otro, quien viene cargando a una niña, más dos bolsas llenas de mandado, es un acto simple, con el potencial de cambiar para bien, el rumbo de un día ajetreado, lleno de conflictos para ambos.

Lo mismo ocurre cuando alguien, desde su carro, cede el paso al otro conductor, en un crucero de cuatro altos. Acostumbrados, en mundo machista competitivo, a pelear solo por mostrar poder, un acto de bondad desarma hasta al más pintado e incluso lo anima a replicar ese comportamiento a la primera oportunidad.

La bondad parece cursi, pero en realidad es el elemento por el cual, la vida en Mexicali sigue funcionando, a pesar de la percepción de alta inseguridad, violencia, desorden político. Sin embargo, miles de actos desinteresados, provenientes de miles de bondadosos, se pierden ante el primer evento desafortunado.

La bondad tiene su acto emblemático en el altruismo, la capacidad para hacer el bien, a costa de un desgaste personal. Una maestra de primaria, sacrificando horas de vida personal, para dedicarlas a atender las necesidades específicas de un alumno, es altruismo en su más pura expresión.

Pero no todo es altruismo. Si el acto beneficia a ambas partes, entonces se le llama cooperación, si ambos pierden, es despecho, si solo quien da, se beneficia, es egoísmo.

Hay actos altruistas que podrían llevarnos a otro nivel. Si en los centros de trabajo, el jefe comparte sus conocimientos, su experiencia, a su equipo de trabajo, corriendo el riesgo de ser desplazado en un futuro cercano por algunos de sus subordinados, crea ambientes operativos armoniosos, termina por empoderar la confianza, lo cual permite el florecimiento de la creatividad.

La norma es ver a jefes abusivos, gritones, incapaces de manejar la presión, pasando las frustraciones a sus trabajadores, a quienes solo les queda, manifestar sufrimiento en redes sociales, o bien, utilizar emojis en la comunicación con los compañeros laborales, como un paliativo. El estrés provoca mucho daño a la salud, y millonarias pérdidas, pero nos cuesta trabajo creer eso.

La bondad no es una respuesta popular para enfrentar los problemas, aunque sea eso lo que nos mantiene con vida.

(Si desean ampliar más sobre el tema, pueden consultar “Abusive supervisión and employee creativity…”, “Passion for what?…”, “Emojis predict dropouts of remote worker…”, “The long-term benefits of human generosity…”, “Making a difference matters…”, “Kindness as a stress reduction…” “Altruism”, “Diez mil actos de bondad”).

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.