A pesar de los esfuerzos colectivos, las altas temperaturas y los fuertes vientos han provocado la mayor catástrofe de incendios en Grecia, cobrando la vida de al menos 74 personas. Tres días de luto nacional fueron declarados.
Arboles calcinados, carros carbonizados y casas devoradas por el fuego es lo que queda en Mati, una zona en Grecia que hasta ayer era residencial y de veraneo, ubicada a tan solo 30 kilómetros de Atenas, la capital del país.

Bomberos, Fuerzas Armadas, vecinos e iniciativas privadas se han movilizado para enfrentar esta tragedia. Frente a las casas completamente destrozadas se reúnen grupos de vecinos con lágrimas en los ojos, tratando de salvar algunas pertenencias.

Son los afortunados dentro del desastre, pues aún hay muchos desaparecidos y decenas de edificios a los que las fuerzas de rescate no han podido acceder, por lo que se teme que las cifras de fallecidos aumenten.

María Burba, vecina de la localidad de Mati, está convencida de haber vivido un milagro. No puede creer su suerte tras haberse visto completamente rodeada por las llamas. “Las llamas nos habían rodeado. El jefe de la Policía entró en mi casa y sacó a mi madre y a mi hija que no querían salir. Es un milagro que mi casa resultara ilesa”.

Además de los residentes, los turistas, también se han visto afectados. “Ayer fue una situación realmente terrible aquí, había mucho humo, mucha ceniza en el aire, y tuvimos que huir del hotel, corrimos por la playa y luego fuimos atrapados por el fuego, estábamos tan rodeados por las llamas, que tuvimos que meternos bajo el agua para no quemarnos el pelo y la cabeza, y luego esperamos varias horas hasta que nos rescataron”, indicó Jaakob Makinen, turista finlandés.

Según las autoridades, La mayoría de las víctimas mortales contadas hasta el momento perecieron en sus casas o en sus vehículos, arrasados por las llamas que se propagaron rápidamente.

“Grecia está pasando por una tragedia indescriptible”, dijo el primer ministro, Alexis Tsipras

La Fiscalía ha iniciado las primeras investigaciones para determinar las causas ante la sospecha que los incendios podrían ser intencionados o al menos provocados por conductas negligentes.

A pesar de la ayuda internacional y el despliegue de centenares de bomberos y de numerosos medios terrestres y aéreos, las dos grandes conflagraciones que azotan Mati todavía no han podido extinguirse.

Debido a la tragedia, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, declaró tres días de duelo nacional para honrar a las víctimas. “Hoy Grecia está de luto y en memoria de los que perecieron, estamos declarando tres días de duelo nacional. Sin embargo, no debemos dejar que el duelo nos abrume, porque este es un momento para luchar, para estar unidos, valientes y sobre todo, para tener solidaridad “.

Según el mandatario, el país está experimentando una “tragedia indescriptible”. Tsipras calificó la situación de insoportable para todos y sobre todo para las familias que perdieron a sus seres queridos.

Con EFE y Reuters.