Mexicali 120

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario


Victor Martínez Ceniceros



En unos días, Mexicali cumplirá 120 años, lo cual representa la oportunidad de discutir con seriedad, si existe un rumbo definido para el futuro de los cachanillas, o seguiremos dando palos de ciego, a la espera de un golpe de suerte.



Para empezar, es importante saber que, muy pocos contribuyen mucho, para el desarrollo económico y territorial de una sociedad, lo cual no es bueno. De hecho, en “Urban scalling laws arise from within-city inequalities”, advierten: La urbanización no es la panacea contra la desigualdad social, porque la aglomeración beneficia a las élites.



Las grandes ciudades, definidas así por su productividad, gozan de un círculo virtuoso: Cuentan con capital económico, empresas, centros educativos de nivel alto, lo cual despierta el interés de talentos de otros lugares, quienes llegan para fortalecer la cadena. No es que las metrópolis tengan a los mejores, se hacen mejores cuando están ahí.



Además, deben su tamaño a la adopción, a hacer suyas, muchas innovaciones, a lo largo de los años. Otro de los principales recursos posibilitadores del crecimiento urbano, son las innovaciones culturales, lo cual fortalece la cohesión social (“Une théorie évolutive pour expliquer les lois d’echelle dans les systemes…”)



Por cierto, las innovaciones, medidas por cantidad de patentes desarrolladas, es el tema central, cuando de una gran ciudad se habla (“Grwoth, innovation, scaling and…”, “Invention in the city.- Increasing returns to patenting as a scalling…”, “Urban scalling and it’s deviations: revealing the structure of wealth, innovation…”).



Las ideas novedosas no salen de la nada, ni de un día para otro, tampoco son el resultado de un curso de creatividad, o de una materia universitaria, ni de suntuosos edificios de planteles educativos, sino la consecuencia de la integración, recombinación de conocimientos existentes, provenientes de distintas personas, lugares, instituciones u organizaciones. Pero, así como las grandes ciudades son semillero de modernización, y poseedoras de sus patrones de movilización, lo son también en términos de violencia, en el mismo nivel (“A tale of many cities: universal patterns in human urban mobility…”).



Mexicali tiene todo para ser la ciudad modelo por antonomasia, una, capaz de brindar oportunidades equitativas, de distribuir la riqueza de la misma forma, porque talento existe de sobra.



Aunque para ello, ocupamos acciones constantes, sensatas, realistas, documentadas, no ocurrencias, ni reacciones a los problemas, tampoco discursis (mensajes políticos cursis), referentes al calor, al sufrimiento de los pioneros, a la valentía, como una manera de fortalecer la identidad. Eso está bien para un pueblo conformista, dispuesto a vivir de las glorias del pasado, no para uno, libre de complejos, deseoso de marcar diferencia.

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.