Cientos de residentes de la ciudad fronteriza de Tijuana salieron este domingo a las calles en protesta por la llegada masiva de migrantes centroamericanos que esperan solicitar asilo a Estados Unidos.

Con banderas y pancartas y gritando consignas exigían la salida del país de los integrantes del multitudinario movimiento acusándolos de generar inseguridad y violentar las leyes mexicanas.

“¡Son invasores! ¡Vienen armados! ¡Lárguense del país”, gritaban al tiempo que se aglomeraban en una emblemática glorieta citadina. En la protesta también participaban algunos residentes de la cercana ciudad estadounidense de San Diego, California.

Miles de migrantes que han llegado a Tijuana han saturado los albergues, y muchos más duermen en las calles. Las autoridades locales han pedido apoyo federal para darles ayuda humanitaria y los servicios que requieren durante su trámite de asilo a Estados Unidos, que podría tomar meses.

“No podemos permitir el desorden que se suscitó de cómo entraron al país. No somos anti migrantes. Queremos que se apeguen al reglamento legal de México”, dijo Ernesto González, de la organización Prioridad a los Mexicanos.

“Queremos tres cosas sencillamente: que pidan asilo u ordenen su estancia legal en México, si no, que sean deportados inmediatamente, se selle a la frontera sur y que se empiecen a atender estos asuntos como seguridad nacional”, detalló.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, dijo el viernes que se esperaba el arribo de unos 10 mil migrantes a la ciudad.

En otra zona de la ciudad, un grupo menor de personas se manifestaba en contra de la discriminación a los migrantes y pedía que continuara la ayuda.