Por Francisco Garfias

Uno pensaría que los altos mandos militares respiran más tranquilos con la propuesta de elevar a rango constitucional su participación en la lucha contra el crimen organizado.

Eso los vacunaría contra futuras comisiones de la verdad o posibles juicios ante instancias internacionales. Ante la emergencia, realizan una tarea que corresponde a las policías: combatir al crimen organizado.

La reforma que propone AMLO les daría certeza jurídica.

Pero una fuente muy cercana a los militares nos dice que están muy conscientes de que, ahora, sectores amplios de la sociedad los van a descalificar y a la vez les pedirán cuentas como a nadie.

“Los altos mandos no están de acuerdo en hacerse cargo hasta de las policías locales. Sienten que los gobernadores van a abandonar cualquier esfuerzo por fortalecer sus policías, y no les falta razón”, nos dice la fuente.

Y más: “No les parece el hecho de tener intermediarios entre ellos y el Presidente. Tampoco digieren acusaciones de que el Estado Mayor asesinó en el 68. Se sienten despreciados, agraviados, utilizados.

“Los ponen al frente sin defensa de por medio y después de ser denostados. Hay generales que dicen ‘prefiero que me arranquen las estrellas del uniforme, antes que apoyar estas reglas’ “.

* * *

No se perfilan buenos tiempos para la unidad en el PAN. Por primera vez en la historia de ese partido son los gobernadores los que ponen al coordinador de la bancada de ese partido en el Senado.

El ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, reemplazó al anayista Damián Zepeda como jefe del grupo parlamentario de Acción Nacional en la Cámara Alta.

Hay senadores panistas que nos han manifestado, en cortito, su oposición a que los coordine “un ex priista”. Así ven a Moreno Valle.

Pero esa fue la condición que los mandatarios estatales del azul pusieron para apoyar la candidatura de Marko Cortés a la jefatura nacional del PAN.

Ésa y que Héctor Larios ocupara la secretaría general del partido.

Moreno Valle es muy institucional. No va a criticar al gobierno de AMLO. Y menos cuando todavía no se resuelve en definitiva lo de la gubernatura de Puebla.

Ya en la legislatura pasada, el grupo parlamentario del PAN en el Senado fue emblema de división. Unos y otros se descalificaban, se ignoraban, se detestaban.

Otros seis años de división no los aguanta Acción Nacional.

* * *

El título en el portal de El Financiero reflejaba ayer la dimensión de la bronca en la industria minera por una iniciativa de Morena que obligaría al gobierno a consultar a comunidades indígenas, antes de otorgar concesiones:

“Grupo México y Peñoles ‘borran’ cerca de 32 mmp de capitalización en la bolsa, en tres días”.

La caída, que arrastró hacia abajo a la Bolsa Mexicana de Valores, obligó a los meros meros de las mineras a enviar una carta a Graciela Márquez, próxima Secretaria de Economía, en la que exponen sus preocupaciones por esa iniciativa…

Pero también los llevó a cabildear en el Congreso en contra de los cambios a la Ley Minera que propone la senadora de Morena, Angélica García Arrieta.

Un oficio interno de Peñoles, en poder de este reportero, habla de la reunión que sostuvieron con la senadora Geovanna Bañuelos, presidenta de la Comisión de Justicia.

“Tras una serie de comentarios respecto a la importancia y beneficios que arroja el sector minero a las comunidades y al país, mostró apertura y buena disposición para trabajar en equipo y mantener un diálogo constructivo.

“Ante la iniciativa de cambio a la Ley Minera, nos expresó que ella no puede limitar la posibilidad de que cualquier Senador exprese sus ideas o emita una iniciativa, pero se comprometió a incluirnos y escuchar nuestro punto de vista cuando se discutan los temas mineros”.

Les dijo que “la prioridad en las siguientes dos semanas es sacar las reformas e iniciativas que el Ejecutivo necesita para poder iniciar sus operaciones, por lo que la discusión de la Ley Minera no es prioritaria”.

Lo mismo le dijo Tatiana Clouthier a Francisco Cervantes, Presidente de CONCAMIN: la Ley Minera no es prioridad.

* * *

Es falso que sea un hecho el regreso de la maestra Elba Esther Gordillo a la dirección del SNTE, luego de que Juan Díaz, quien la reemplazó desde que ingresó en la cárcel, pidiera licencia.

Va a depender de lo que haga “el aparato oficial” del sindicato de maestros, que controla el propio Díaz, en el Congreso Extraordinario que se convocará para elegir a la nueva dirigencia.

“Si hay piso parejo y ellos (los de Juan) no impulsan a uno de los suyos a la dirigencia, ella no va. Pero si sucede los contrario, se reserva su derecho a participar”, nos dicen fuentes cercanas a la mesa de negociaciones.

Carlos Jonguitud Carrillo, del Sindicato de Trabajadores de la Educación (STE), nos dijo anoche que en el SNTE desaparece la figura de presidente y con eso queda el secretario general.

Alfonso Cepeda Salas, cercano a Díaz, queda como dirigente interino.

* * *

“Por la prosperidad incluyente”, dice la placa develada ayer por Andrés Manuel López Obrador, en el marco de la celebración de los 25 años de TV Azteca.

Durante la visita a las instalaciones de la televisora, el presidente electo y el empresario Ricardo Salinas Pliego, presidente del Grupo Salinas, firmaron un acuerdo de colaboración para el programa “Jóvenes Construyendo Futuro”.

El programa será dirigido por Luisa María Alcalde, próxima titular de la Secretaría del Trabajo, presente en el evento.

Tiene el propósito de encaminar a los jóvenes a una vida productiva y beneficiará a más de 100 mil chavos que no estudian ni trabajan.

Esteban Moctezuma, próximo Scretario de Educación, Ninfa Salinas, Presidenta de los Consejos Consultivos de Grupo Salinas, y Benjamín Salinas, Director General de TV Azteca, atestiguaron el acto.

FIN.