Modelo para evaluar al gobernante

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario


Victor Martínez Ceniceros

Un modelo para evaluar el rendimiento del gobernante, es útil para determinar con bases sólidas, si un político en el poder, hace bien su trabajo o no.

Los resultados arrojados por una evaluación de este tipo, son independientes de lo dictado por la Constitución tanto federal como local sobre las obligaciones del gobernante, las encuestas de popularidad, los gustos del ciudadano, del odio o el amor despertado por el político, de las campañas de promoción institucional, de las investigaciones periodísticas.

Aunque suene paradójico, un sistema objetivo para calificar el desempeño de un líder, terminaría fortaleciendo al sistema político, tan acostumbrado a operar por caminos cada vez más alejados del beneficio comunitario, pero más cerca de sus intereses personales o partidistas. Este hecho facilita la supervivencia del aspirante locuaz, tramposo, sin escrúpulos, eliminando las probabilidades de trascender, a quienes creen en la honestidad en el servicio público.

Lo común en la ciencia política, son las revisiones al sistema gubernativo en su totalidad, a través de los parámetros establecidos, tanto en el Plan Estatal de Desarrollo, como en los planes operativos anuales de las dependencias, pero no consideran un modelo como el aquí propuesto. “Gubernatorial leadership: Testing a preliminary model”, es lo más cercano a una medición específica a la persona en el poder. Éste, analiza factores personales, políticos, institucionales y ambientales, para definir la capacidad de liderazgo.

El modelo para evaluar al gobernante, consta de 14 puntos. Se califica con 0 si la respuesta es negativa, 0.5 si existe duda, 1, si es afirmativa.

El Gobernante: 1) Tiene visión de estado, es decir, posee un concepto integral de lo que busca su gobierno. El mensaje es claro, la gente lo entiende, los resultados lo avalan. 2) Muestra capacidad para gestionar el talento a su cargo. 3) Hace cambios en su equipo de trabajo, cuando son necesarios, no por presiones, ni para dar gusto.

4) Tiene autocontrol, mantiene la calma en situaciones complicadas. 5) Es transparente 6) Dialoga con todos los sectores de forma constante. 7) Es visionario, innovador. 8) Hace consensos todo el tiempo. 9) Rinde cuentas claras.

10) Se desentiende por completo de la fuerza política que lo llevó al poder, para dar prioridad a sus gobernados. 11) Toma su trabajo en serio, 24/7. 12) Su discurso es claro, no titubeante, inconsistente, lleno de clichés. 13) Reconoce errores, los corrige. 14) Respeta la investidura, se comporta con la seriedad que el cargo amerita.

El modelo no es perfecto, más se acerca a lo que el pueblo, simplemente sueña sobre cómo debe ser el gobernante ideal.

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.