El informe del abogado especial Robert Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones de Estados Unidos en 2016 no detectó que el presidente Donald Trump ni ningún otro funcionario conspirara con ese país, según el fiscal general William Barr.

Barr envió un resumen de las conclusiones del informe a los líderes del Congreso y los medios de comunicación el domingo por la tarde.

“El enorme encontró evidencia en ambos lados de la pregunta y deja sin resolver lo que el abogado especial considera como cuestiones difíciles de la ley”, y citó a Mueller al decir que “si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera”.

Barr, en conjunto con el vicefiscal general Rod Rosenstein, concluyó “que la evidencia desarrollada durante la investigación del asesor especial no es suficiente para establecer que el presidente (Trump) cometió un delito de obstrucción de la justicia”.

El informe será leído por los partidarios de Trump para aclarar las dos principales acusaciones sobre su presidencia: la colusión y la obstrucción de la justicia.