Fernando de la Rúa, presidente de Argentina entre 1999 y 2001, murió este martes a los 81 años, según confirmó el actual presidente argentino, Mauricio Macri.

El expresidente llevaba varios días ingresado en el hospital tras sufrir un fallo cardíaco y renal.

De la Rúa fue presidente durante una de las peores crisis económicas de la historia de Argentina.

El 3 de diciembre de 2001, en medio de una profunda recesión, el gobierno del presidente Fernando de la Rúa impuso por decreto el llamado “corralito”. La medida restringía la extracción de depósitos bancarios a una suma fija de 250 pesos semana (por entonces US$250).

La intención era frenar una fuga de dinero del sistema que ya había llegado a US$20.000 millones y respondía a rumores de un colapso económico.

Algunos llegaron a describir este episodio del país como “el peor de su historia moderna”, ya que dejó a dos tercios de la población por debajo del umbral de pobreza.

Él siempre denunció un golpe de Estado, pero la historia lo recordará como el protagonista de la peor crisis reciente de Argentina.

Pese a haber estado solo dos años y medio en el poder, De la Rúa es una figura central de la historia política reciente argentina.

Renunció en medio de un estallido social que dejó 30 muertos y miles de heridos e inauguró una crisis política, social y económica cuyas heridas, para muchos, siguen abiertas.

Tras la renuncia, el 20 de diciembre de 2001, De la Rúa salió de la Casa Rosada en el centro de Buenos Aires en un helicóptero que despegó del techo del palacio presidencial. La escena, emitida en vivo por la televisión, quedó grabada en la memoria de un país que desde entonces fue otro.

 

Con información de www.bbc.com