Como cada año, millones de personas alrededor del mundo salieron a las calles este Primero de Mayo para conmemorar el Día Internacional del Trabajo y reivindicar los derechos de la clase obrera.

El Día de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores o simplemente el Día del Trabajo, como cada Primero de Mayo se conmemoró en distintas ciudades alrededor del mundo con la participación de millones de personas que salieron a las calles para protestar contra las políticas implementadas por sus gobiernos y que a su juicio no garantizan buenas condiciones laborales.

Los asiáticos fueron los primeros en hacer parte de esta jornada en la que el aumento del salario mínimo fue una de las exigencias en común. En Seúl, Corea del Sur, los integrantes de varios sindicatos recorrieron las calles gritando arengas y pidiendo la abolición del sistema de trabajadores temporales y la ratificación de los convenios de la Organización de Trabajo. Las manifestaciones desembocaron en la Casa Azul, sede de la Presidencia y se llevaron a cabo con total normalidad.

En Filipinas exigían al presidente Rodrigo Duterte cumplir con una de sus promesas de campaña que consistía en terminar el modelo de contratos a corto plazo. El descontento fue tal que prendieron fuego a una efigie del mandatario que tenía la forma de un demonio.

Las marchas también se llevaron a cabo en Indonesia, Malasia, Camboya, Myanmar, Hong Kong, y en Taiwán, donde pedían más días de descanso y aumento en el pago de horas extras.

En Europa, las manifestaciones también se han llevado a cabo España, Grecia y Rusia. En América Latina se esperan grandes movilizaciones en países como Colombia, Argentina, México y Venezuela.

Decenas de personas arrestadas en Turquía en medio de las protestas

Países como Turquía no vivieron una jornada en paz. Por razones de seguridad el Gobierno de Erdogan prohibió el acceso la plaza de Taksim que tiene un valor simbólico para el movimiento obrero del país. Allí murieron 34 personas un 1 de mayo de 1977 cuando se abrió fuego contra ellas desde un edificio cercano.

Sin embargo, los manifestantes trataron de desafiar la restricción y de acuerdo con la agencia Anadolu, decenas de personas fueron arrestadas. La Policía permitió que solo pequeños grupos de representantes sindicales depositaran coronas en un monumento.

Preocupación por la informalidad y estigmatización que empaña a algunos sectores

Una de las grandes preocupaciones a propósito del Primero de Mayo es el trabajo doméstico. Este sigue siendo mal pagado, existe informalidad y ausencia de regulación. De acuerdo con la Organización Mundial del Trabajo, el 7% de las personas ocupadas de América Latina se dedican a esta labor y el 93% de ellos son mujeres. Además, se estima que el 77,5% de quienes la ejercen en la región, lo hacen de manera informal.

Aunque países como Colombia, México y Paraguay ya cuentan con una normatividad al respecto, el organismo señala que es necesario tomar medidas urgentes en lugares como Argentina, Brasil, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y Uruguay, donde los ingresos por el trabajo doméstico son iguales o inferiores al 50 % del promedio de personas ocupadas.

Sin embargo, actualmente los sindicatos de trabajadoras domésticas están llevando a cabo campañas de sensibilización sobre sus derechos en todos los países con el objetivo de evitar los prejuicios, estereotipos y hasta discriminación de la que son víctimas al ser considerado con frecuencia un trabajo no calificado.

Con EFE, Reuters y AP