Por Eliott Valdez Montaño

La Secretaría de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SIDUE) anunció que a partir del 9 de octubre se cerrará el crucero de calle Novena y calzada Cetys (o carretera al Aeropuerto) debido a las obras de mantenimiento que se realizan en dicha zona.

Por tal motivo, el tránsito de sur a norte por calle Novena y de Norte a Sur por la calzada Abelardo L. Rodríguez será desviado ya que no se permitirá la circulación, afectando así la circulación de automóviles desde y hacia la garita Nuevo Mexicali, ya que solamente el tránsito se permitirá por la calzada Cetys de Oriente a Poniente y viceversa.

La realidad, estimado lector, es que esta situación termina “ahorcando” el tráfico de Mexicali, porque estamos hablando de una vialidad en la que circulan miles de vehículos, entre particulares y transporte público, además de que por este lugar transitan tractocamiones que trasladan mercancía hacia Estados Unidos y es prácticamente el único acceso para entrar a la garita Comercial.

Platicaba el fin de semana con algunas personas, que residen en el fraccionamiento Segovia Residencial, aledaño a la zona de obras, y que laboran en un centro educativo ubicado sobre Calzada Cetys y me comentan lo difícil que es circular por ese lugar a las 7 de la mañana, que es la hora que entran a trabajar. Los 7 minutos que tardaban en llegar a la escuela se convirtieron en 25 minutos, y a partir del martes podrían convertirse en más tiempo.

Pero no solo eso, en otro lado de la ciudad se lleva a cabo la rehabilitación de los cruces de la calzada Héctor Terán Terán con la carretera a San Felipe, Río Nuevo y boulevard Anáhuac, en estas tres esquinas se están colocando lozas de frenado de concreto hidráulico, ya que el asfalto ha resultado insuficiente debido a que el paso de los tractocamiones lo daña de manera considerable.

En este caso preocupa, por ejemplo, el hecho de que el cruce de Héctor Terán y calzada Anáhuac está cerrado, por lo que, quienes se dirigen de Norte a Sur tienen que tomar rutas alternas, pero es desesperante cuando en una de estas rutas, como es la calzada Lombardo Toledano también se están realizando obras en el cruce con la avenida Pontevedra.

Sin duda, estimados lectores, la realización de obras son muy importantes para cualquier ciudad, y lo hemos dicho, una ciudad con mejor infraestructura será un detonante para el desarrollo económico; sin embargo estas obras serán terminadas hasta diciembre.

Es necesario que las autoridades encargadas de esto sean más rígidas con las empresas constructoras, a quienes se les paga muy bien (y quiero creer que a tiempo) para poder realizar estas obras, porque no es posible que siempre existan retrasos que lo único que provocan son mayores molestias en los automovilistas.

Nos daremos cuenta este martes, como el crucero de calle Novena y calzada Cetys será un caos, esperemos solamente que las rutas alternas no terminen por ahorcar, más de lo que está, el tránsito en la llamada “zona dorada”