País de burros

by linaresvillamild@gmail.com
0 comentario

Si el mundo fuera aula de clase y México alumno, sería de los burros. Esa es la
fundamental lección que arroja el más reciente Programa para la Evaluación
Internacional de los Estudiantes (PISA). Por las razones que veremos a continuación,
México no solo sería de los burros, sino que de 2018 a la fecha le hubiesen crecido las
orejas.

PISA evalúa habilidades en estudiantes de 15 años en matemáticas, ciencias y lectura.
Se aplicó en 81 países, y México ocupó el lugar 57, por debajo del promedio. La caída
fue en todas las áreas, sin embargo, en matemáticas fue tal que retrocedimos hasta el
año 2003, cuando todavía no existían los iPhones. Aunque la pandemia causó estragos
importantes, finalmente no es pretexto. Porque, a pesar del Covid-19, muchos países
asiáticos obtuvieron inclusive mejores resultados que en 2018. Los países asiáticos,
aquellos que estaban detrás de nosotros en la década de los setentas y que ahora nos
han rebasado, y por mucho. Poniendo a la educación en el centro, claro.

La administración lopezobradorista es la principal autora del desastre. El presidente
minimizó los resultados, diciendo que PISA provenía de “la época del neoliberalismo”,
lo que sea que eso signifique. Ha habido tres secretarios de educación, y ninguno ha
pintado. La “Nueva Escuela Mexicana” disminuye sustancialmente el contenido
dedicado a español, ciencias y matemáticas. El rezago educativo aumentó de 22.3 a
25.1 millones de mexicanos en esta administración. Cesaron el programa Escuelas de
Tiempo Completo, pasando así los estudiantes mexicanos menos tiempo en las aulas.
Anularon el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), encargado
de evaluar el estado de la educación del país. Anularon el Instituto Nacional de la
Infraestructura Física Educativa (INIFED), convirtiendo a los padres de familia en
constructores. Anularon el Servicio Profesional Docente (SFP), responsable de
profesionalizar a los maestros con reglas para el ingreso, promoción y permanencia.

Terminaron con las becas para estudiantes mexicanos en el extranjero, porque “los
que van a estudiar a Harvard o el extranjero aprenden a robar…”. Podemos seguir.

Sin educación, el futuro se ve gris, en el mejor de los casos. Nuestro bono demográfico
pasa ante nuestros ojos y, si no creamos riqueza ahora, nos convertiremos
próximamente en un país de adultos y ancianos pobres. El nearshoring es una
oportunidad de oro, y solo la aprovecharemos con mexicanos estudiados, que puedan
ofrecer mano de obra calificada, la única que ofrece empleos bien pagados.
Ciertamente, no disminuiremos la pobreza y la desigualdad repartiendo dádivas,
porque no hay dinero que alcance.

“¿Qué importa la escuela? Podemos ir a la escuela mañana. Ya sea que tengamos una
lección más o una lección menos, siempre seguiremos siendo los mismos burros”
decía Pinocho, convertido en burro. Catorce años: eso tardó en terminar la
licenciatura en ciencia política el presidente de la República. Agreguemos una letanía
de palabras sinsentido y acciones retrógradas, y tenemos al país como su gran circo,
con un creciente auditorio compuesto de burros.

fnge1@hotmail.com @FernandoNGE

You may also like

Sobre Nosotros

Promover una comunidad informada, critica, participativa, educada, colaborativa y empoderada, para que seamos responsables de nuestra propia calidad de vida asumiendo un rol activo en el acontecer público.

Newsletter

Últimas noticias

@2024 – Todos los derechos reservados.