El expresidente de Perú, Alejandro Toledo, fue arrestado este martes en Estados Unidos por mandato de extradición, en el marco de una investigación por presuntamente haber recibido sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, señaló el Ministerio Público peruano.

El organismo, a través de la Unidad de Cooperación Judicial Internacional, informó en un mensaje por Twitter que el exmandatario se encuentra “en su primera comparecencia ante las autoridades judiciales norteamericanas, como parte del proceso orientado a lograr su retorno al país”.

Toledo, que gobernó entre 2001 y 2006, está prófugo de la justicia peruana por presuntamente recibir 20 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de ayuda para ganar obras públicas. Perú pidió hace un año a Estados Unidos formalmente su extradición.

Toledo, de 73 años, ha negado frecuentemente las acusaciones y se ha declarado un perseguido político.

La nación sudamericana enfrenta una ola de escándalos políticos relacionadas con la constructora brasileña, que han terminado con el expresidente Pedro Pablo Kuczynski, detenido por un caso de sobornos, y con el exmandatario Alan García, quien se suicidó en abril cuando iba a ser arrestado en el marco de las investigaciones.

El expresidente Ollanta Humala está esperando en libertad restringida un juicio por un escándalo de financiamiento electoral, mientras que la líder del mayor partido opositor Keiko Fujimori está prisión mientras se le investiga por lavado de activos.

El abogado en Lima del expresidente Toledo dijo a la radio local RPP que su cliente no ha tenido el debido proceso de investigación por los fiscales peruanos. “Entonces la injerencia e interferencia en el caso Toledo está probada y eso ya está en la carpeta” de investigación, dijo Heriberto Benítez.

Con información de elfinanciero.com.mx