Para darle seguimiento a la gestión iniciada por el anterior delegado federal y ahora Gobernador Electo de BC, Jaime Bonilla Valdez, en materia de mejoramiento de infraestructura de salud en la entidad, se reunieron el actual delegado único Alejandro Ruiz Uribe y el titular de la delegación regional del IMSS, Salvador Morales Riubí, quienes informaron de manera conjunta importantes inversiones en nuevos hospitales y clínicas del Seguro Social.

Quedó de manifiesto que Gobierno Federal está al pendiente del desarrollo de proyectos prioritarios, para impulsar los servicios de atención médica a los trabajadores bajacalifornianas y sus familias.

El Delegado Único reiteró su total apoyo a las gestiones que el Instituto realiza en la labor de lograr mayor infraestructura médica en la región, principalmente en las zonas donde se registran grandes rezago.

Por su parte, Salvador Morales Riubí habló sobre los planes que se trabajan ya para los municipios de Ensenada, Tijuana y Mexicali.

Explicó que Ensenada es prioridad para el IMSS, ya que presenta la mayor necesidad de servicios tanto en el área urbana como en la rural, específicamente en el Valle de San Quintín.

Para ese municipio se tiene contemplada la construcción en el puerto de un hospital con 144 camas con una inversión de mil 200 millones de pesos, en tanto en el sur del municipio se apoyará con un incremento de 60 camas en las instalaciones ya existentes.

En Tijuana, se contempla un ambicioso proyecto de un hospital regional de especialidades de atención de segundo nivel con 260 camas, que requiere de una inversión de mil 900 millones de pesos.

También se proyecta el apoyo de Unidades de Medicina Familiar de Tijuana y Mexicali con recursos cercanos a los 500 millones de pesos.

El delegado Ruíz Uribe destacó la importancia de que éstos sean proyectos en los que se involucren, además de la federación, los gobiernos estatal y municipal, toda vez que son obras encaminadas a apoyar a la comunidad.

El Mtro. Morales Riubí coincidió con el Delegado recordando que el Instituto no tiene las facultades para la adquisición de terrenos, por lo que depende de la donación por parte del estado o municipios, tomando en cuenta que el IMSS opera con participación tripartita, integrada por trabajadores, patrones y gobierno.