CHIAPAS.- Medio millar de migrantes que entraron la mañana de este miércoles a México por la frontera sur fueron detenidos a la altura del municipio Metapa de Dominguez, alrededor de 20 kilómetros al interior del territorio mexicano.

Elementos de la Policía Federal desplegaron un operativo de contención sobre la carretera Panamericana, en donde se colocaron en la retaguardia de otras fuerzas policiacas para impedir que migrantes escaparan por las veredas.

En la primera fila se colocaron elementos de la Policía Federal y agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), quienes cercaron a los migrantes -la mayoría de ellos centroamericanos, pero también personas originarias de África y Haití- y los obligaron a subir a autobuses y camionetas para trasladarlos a la estación migratoria Siglo XXI, ubicada en el municipio de Tapachula.

Para persuadir a los elementos de seguridad mexicanos de no usar la fuerza en su contra – en la caravana iban decenas de niños, muchos de ellos de brazos-, los migrantes amarraron en palo camisetas y trapos blancos, como signo de que estaban entrando de manera pacífica al territorio mexicano.

“Por favor déjenos pasar, nosotros no somos personas malas, solo estamos entrando para buscar trabajo porque en nuestros países ya no podemos vivir”, dijeron algunos migrantes a los uniformados.

Otros se sentaron sobre la carretera para tratar de impedir que los subieran a los transportes. Finalmente, los elementos de seguridad los cercaron y llevaron a la estación migratoria, donde actualmente hay unos dos mil migrantes y donde cada mañana salen decenas de autobuses para deportar a estas personas a sus países de origen.

Desde el pasado 20 de mayo, policías militares se instalaron en una docena de retenes de control de la migración habilitados en el estado de Chiapas.

Y deporta INM a 110 hondureños
El INM, por otro lado, deportó a 110 hondureños, en su mayoría familias con niños que se encontraban en condiciones irregulares en territorio mexicano .

“El @INAMI_mx informa sobre el retorno vía aérea de 110 personas de nacionalidad hondureña, de #Villahermosa, #Tabasco a San Pedro Sula, #Honduras, en su mayoría familias con niños, quienes tenían una condición de estancia irregular en #México”, informó el organismo en su cuenta de Twitter .

El pasado 4 de junio el INM hizo lo mismo con otros 100 hondureños que estaban en México en las mismas condiciones, el 3 de junio deportó a 68 cubanos, 64 más cubanos el primero de junio y a 109 hondureños, en su mayoría mujeres con niños, el 30 de mayo.