El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se reunió en Washington con el vicesecretario de Estado, John Sullivan, luego de que Mike Pompeo, titular de la dependencia con quien se tenía programada la reunión para abordar el tema migratorio, no pudo asistir al encuentro debido a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional.

La Cancillería mexicana informó que Pompeo ofreció disculpas por no asistir al encuentro.

Pese a ello, se informó que Ebrard presentó a Sullivan la estrategia mexicana en materia migratoria respecto al Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) para resolver el fenómeno del flujo irregular de personas.

Además, se indicó que la estrategia se replanteará mañana en la Casa Blanca durante una reunión que sostendrá con Jared Kushner, asesor y yerno del presidente Donald Trump, y Kevin McAleenan, secretario interino de Seguridad Nacional.

En entrevista con medios, el canciller mexicano explicó que en la reunión con Sullivan “se les dio la versión sintetizada en inglés, con los proyectos prioritarios que son siete, varios de ellos tienen que ver con energía, pero hay otro muy importante que encabezaría UNICEF, que son mil millones de dólares para escuelas, se le denomina por UNICEF ‘Escuelas Seguras'”.

Añadió que mañana, en la reunión en la Casa Blanca, “voy a volver a plantear esto, así como todos los esfuerzos que México está haciendo en el sur de México y con los tres países centroamericanos para que esto pueda ir adelante. Es una estrategia que le vamos a presentar al mundo”.

Adelantó que el 28 de mayo estará en Berlín, Alemania, “y vamos a presentar esta estrategia también a los países europeos”.

Cuestionado sobre la postura de Donald Trump quien se dijo decpecionado de México y retomó el tema de los muros fronterizos, Ebard apuntó que “yo no puedo decirles ahora si Estados Unidos va a tomar todos los proyectos que presentamos, pero seguramente que sí, el punto de vista de México, hay que ponerlo en la ecuación. Y espero que el presidente Trump, una vez que tenga la información que estamos dando, pues pueda revalorar lo que México está planteando”.

Por otro lado, sostuvo que México no es un país que esté mandando, como en el pasado, flujos importantes de migrantes hacia los Estados Unidos. Entonces, “ahora lo que tenemos es un asunto común: los tres países de Centroamérica que debemos apoyar para que la gente tenga alternativas, es lo que nosotros queremos poner sobre la mesa y pensamos, por la recepción que tuvimos ahorita, que ese mensaje va a ser escuchado”.