Por Rubén Cortés

El Partido del Trabajo, que tiene como dueño exclusivo desde hace 22 años a Alberto Anaya, es el suertudo de la 4T:

–Maneja 75 guarderías en 18 estados y no sólo sigue manejándolas, sino que recibió del gobierno 500 millones de pesos en el presupuesto de este año: 200 millones más de los recibidos en 2018.

–En el proceso de entrega del gobierno pasado al actual, fue cancelada, en septiembre, una investigación que fue integrada por la PGR sobre 100 millones de pesos que, supuestamente, lavó el PT en guarderías de Monterrey.

Sin embargo, las nueve mil 300 guarderías subrogadas del gobierno están cerrando porque éste ya no les concedió fondos para 2019, por considerar que son “neoliberales”. El resultado de esa decisión daña a 330 mil niños, para cuya atención, el gobierno anterior otorgó en 2018 un total de cuatro mil 70 millones de pesos.

Aunque la suerte del PT no está sólo en que, este gobierno, le diera copeteado el dinero para sus guarderías en 2019 y, el pasado, lo salvase de una investigación por lavado de dinero. También en que la va a librar por haber pagado más de 12 millones de pesos a empresas fantasma en compras de boletos de avión, playeras, gorras, balones.

Al analizar las cuentas de los partidos durante el proceso electoral que finalizó el 1 de julio pasado, el INE detectó que no tiene registradas como proveedoras oficiales las nueve empresas a las que asegura el PT haberles pagado, y el PT no pudo comprobar su origen, además de que el domicilio de las mismas no existe.

Explica el INE:

“Los proveedores señalados por un monto total de 12 millones 318 mil 794.08 pesos, no fueron localizados por esta autoridad en los domicilios reportados por los mismos, por lo que se propone dar vista al Sistema de Administración Tributaria, para que en el ámbito de sus atribuciones determine lo que en derecho corresponda”.

En la investigación suspendida por la PGR en diciembre, el PT había registrado en Atlatlahucan, Morelos, el proyecto de una de sus guarderías en un terreno baldío, en el cual no había levantada ni una pared. Sin embargo, en el presupuesto de 2018 le habían fijado 30 millones de pesos para esa instalación.

Así se suele comportar el PT. Por ejemplo, a su dirigente estatal en Aguascalientes, Héctor Quiroz, la PGR le detectó en sus cuentas más de 12 millones de pesos de los Cendis. Sin embargo, ese proceso de la PGR también fue cancelado durante el proceso de entrega-recepción de los gobierno entrante y saliente.

Pero el PT siempre ha salido indemne. Y ¡ahora más!

Es parte de la feliz triada de partidos que ganó la Presidencia.