*Primera “Marcha Fifí” contra AMLO
*Eligen a Marko; renuncia Calderón

A través de las mismas redes sociales que el 1 de julio en mucho contribuyeron al arrollador triunfo electoral del próximo presidente Andrés Manuel López Obrador, decenas de miles de personas fueron convocadas a participar en la primera y significativa marcha contra su decisión personal, disfrazada de “consulta popular”, de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Fue la primera movilización ciudadana llamada “Marcha Fifi” -por el calificativo que el tabasqueño le endilga a todo aquel que lo cuestiona o critica- de la columna de la Independencia al zócalo, en la que participaron personas de distintas clases sociales, familias enteras y ejidatarios de Atenco, de las que después del 1 de diciembre, seguramente habrá otras de rechazo a propuestas, iniciativas y ocurrencias que tanta incertidumbre han originado.

En mantas, pancartas y coros, se rechazó la cancelación del NAIM y menudearon críticas y declaraciones contra el presidente electo para cumplir con una decisión que anunciara desde que era candidato presidencial por tercera ocasión.

Una de ellas con la leyenda que augura lo que vendrá en cuanto se inicie el nuevo gobierno: “¡AMLO escucha, el pueblo está en la lucha!” y otras como “Sí a NAIM Texcoco” y comparaciones: “EPN-2012 Grupo Higa Casa Blanca” y “AMLO-2018 Grupo Riobóo Santa Lucía”.

Ciudadanos, mujeres, hombres, niños llegados de distintas alcaldías capitalinas se confundieron con empresarios, legisladores, profesionistas y con ejidatarios de Atenco que también se manifestaron a favor de la construcción del nuevo aeropuerto y en contra del que se hará en la actual base militar aérea de Santa Lucía, del que algunos de los participantes reiteraron su oposición a que en ésta se les despoje de casas y terrenos que han ocupado desde hace muchos años.
Hubo críticas a la consulta del pasado fin de mes para justificar la cancelación del NAIM y dejar sin trabajo a más de 46 mil personas que han laborado en esas obras y al concluir la marcha en la plaza de la Constitución, se anunció una más, el 2 de diciembre, al día siguiente que López Obrador rinda protesta ante el Congreso de la Unión y asuma la Presidencia de la República.

Distintas voces, entre ellas la de la ex candidata priísta a diputada, Laura Herrejón, demandaron un México de leyes, de respeto a las instituciones y rotundo rechazo a consultas como la que hubo para cancelar el nuevo aeropuerto con los votos del uno por ciento, o menos, de la totalidad de los 90 millones de ciudadanos inscritos en el Padrón Electoral.

También con mantas y pancartas se repudió la visita del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con proclamas de que “No queremos un México venezolanizado”.

Fue la primera marcha contra el presidente electo que seguramente la desdeñará como aquella que hubo de decenas de miles de personas que protestaron contra la violencia e inseguridad cuando era Jefe de Gobierno del entonces DF, que dijo que fue de “pirruris”.

 

DE ESTO Y DE AQUELLO…

>>SIGUEN, y cada vez son más evidentes las contradicciones, incongruencias y falta de coordinación que prevalecen entre los coordinadores de las bancadas de Morena en las Cámaras de Diputados y Senadores con el fundador de ese partido y hoy presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

>>SI bien hay quienes presumen que se trata de un valor entendido, entre lo que declara, asegura o niega quien será titular del Poder Ejecutivo Federal con lo que dicen y hacen Ricardo Monreal y Mario Delgado, los morenistas que controlan la mayoría en el Congreso de la Unión, no faltan los que coinciden en que éstos en no pocas ocasiones hacen su propio juego.

>>CIERTO o no, en los casos de algunas iniciativas que éstos han presentado al pleno de sus Cámaras y provocado inmediatas y airadas reacciones de sectores involucrados, y afectados, han recibido severas críticas que en algunos casos los han obligado a frenar su “fiebre de iniciativitis” con la que llegaron a los recintos parlamentarios, con la pretensión de cambiarlo todo.

>>CASOS como la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que sacudieron, y mucho, no solamente a la “alta burocracia” entre la que está el Poder Judicial y los organismos públicos independientes y autónomos, sino también a la menor y modesta y el más reciente, de prohibir o reducir las comisiones que los bancos cobran a sus clientes, que derrumbó las acciones de éstos, el peso y la bolsa.

>>ESTO obligó a López Obrador, en un intento de “tranquilizar” a los mercados, a declarar que al menos en los tres primeros años de su gobierno no habrá cambios en materia financiera y fiscal, no obstante lo cual, el Senado emitió un comunicado en el que informa que la bancada de Morena insistirá en que esa iniciativa presentada por Monreal, se analice junto con banqueros y se apruebe, lo que contradice, oootra vez, al presidente electo.

>>EL viernes, en conferencia de prensa, éste recordó que durante su campaña anunció que en la primera parte de su gobierno, no iba a hacer ninguna reforma en materia fiscal y que tampoco cambiaría las reglas de los bancos y que así se lo dijo a la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, con la que se reunió en días pasados en la casa de transición.

>>RECHAZÓ que dicte “línea” a los legisladores de su partido y que éstos son “los que deciden libremente”, expresión en la que Monreal basó su afirmación de que él “no consultó ni recibió línea de nadie” para presentar la iniciativa que suprime o reduce las comisiones bancarias.

>>POR más que ambos quieran hacer creer que van en vías distintas, que el Poder Legislativo es autónomo e independiente del Ejecutivo –como debería realmente ser y haber sido siempre- y que las mayorías de Morena en el Congreso actúan por su cuenta, lo que López Obrador ha dejado claro es que se entienda “¿Quién manda aquí?”.

>>NO fue casual que en uno de los videos con los que ha sustituido los tuits para enviar mensajes o hacer declaraciones, apareciera a su lado el libro con ese título del ex presidente del gobierno español, Felipe González, para que los mexicanos entendamos con toda claridad no quién gobernará sino quién mandará en este país dentro de tres semanas.

>>LO reconfirma ese proyecto de dictamen de reformas a la Administración Pública Federal que aprobará hoy la Cámara de Diputados que le otorga facultades para controlar a los 32 superdelegados en las entidades federativas que estarán responsabilizados de vigilar la aplicación de recursos federales en ellas, de lo que le deberán dar cuenta directa, única y exclusivamente a él.

>>LA elección del ex diputado federal michoacano Marko Cortés Anaya como nuevo presidente del PAN, ayer, provocó la primera renuncia de un militante de ese partido: la del ex presidente Felipe Calderón que buscará formar su propia fuerza política y que se suma a la del otro ex mandatario panista, Vicente Fox.