Según estadística del Centro de Control, Comando, Comunicación y Cómputo (C4), de enero a abril del presente año se recibieron un total de 1 millón 369 mil 559 llamadas al número de emergencias 9-1-1, de las cuales más de 58 mil fueron de broma.

El Secretario de Seguridad Pública del Estado, José Fernando Sánchez González, calificó como lamentable que se mantenga un alto índice de llamadas de broma por ésta vía, ya que restan valioso tiempo en la atención de incidentes donde pudiera estar en peligro la vida de alguna persona.

Según lo establecido en el código penal del Estado, el artículo 320 BIS establece que la persona que cometa el delito de uso indebido de medios de comunicación o denuncia y reporte de forma dolosa hechos falsos se le impondrá de tres meses a dos años de prisión y multa de diez a cien días de acuerdo a la unidad de medida y actualización vigente.

Sánchez González señaló que al atender una llamada de broma se genera una pérdida de valiosos minutos en la atención de emergencias reales y de recursos, ya que se deben de aplicar protocolos de operación al movilizar de manera innecesaria a las corporaciones de seguridad pública, protección civil, bomberos y Cruz Roja.

La SSPE realiza de manera permanente una campaña de concientización en comunidades, empresas y escuelas para hacer buen uso de las líneas de emergencia 9-1-1 y denuncia anónima 089, a través de pláticas que imparten las áreas de vinculación con la comunidad tanto de C4, Policía Estatal Preventiva y el Centro de Prevención del Delito.

Un punto importante aquí es el manejo del tema en las escuelas, toda vez que en muchos de los casos las llamadas de broma provienen de estudiantes quienes informan sobre la colocación de una bomba en determinado centro escolar, este tipo de reportes se incrementan en periodo de exámenes.