Por Jorge Morán

Tras conocer el avance en las tendencias para la elección a la gubernatura de Baja California, el candidato del Partido Acción Nacional, Óscar Vega Marín, reconoció su derrota ante el aspirante de la coalición “Juntos Haremos Historia”, Jaime Bonilla Valdez.

En conferencia de prensa convocada a las 9 de la noche de este domingo, el abanderado panista dio lectura a un posicionamiento en el que agradeció a los funcionarios de casillas, a su equipo de campaña y a las personas que le otorgaron su voto, no obstante admitió que los números no están a su favor.

“Como somos testigos, la tendencia de los resultados favorece a otra opción en la elección (…) Los votantes han dado su veredicto y como demócrata que soy, reconozco el resultado aunque no me favorezca. Siempre he sabido que en democracia, se gana y se pierde así sea por miles o por un solo voto”, expresó el candidato.

Acompañado de su esposa y del dirigente estatal del PAN, José Luis Ovando Patrón, afirmó que continuará trabajando con el fin de que se cumpla con la expectativa del próximo gobierno, el cual deberá ser transparente, honesto “y que resuelva de inmediato las necesidades que tenemos en materia de salud, educación y desarrollo de infraestructura”.

“No podemos permitir que el nuevo gobierno afecte nuestras libertades ni las instituciones que hemos construido. En ese objetivo trabajemos todos juntos. En democracia no hay victorias permanentes ni derrotas para siempre, seguiremos avanzando por Baja California”, concluyó Vega Marín.

Al 28% de avance en la captura de las actas de escrutinio y computo para el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), este le da un porcentaje de votación del 25.1 al candidato de Acción Nacional, mientras que el candidato de la alianza encabezada por Morena puntea con un 48.7%.